Haz tu denuncia aquí

Autos y más: No sigamos el mal ejemplo

OPINIÓN

·
Esta semana, el Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, conversó con el presidente Donald Trump acerca de un nuevo ajuste para balancear las importaciones de autos en ese país. En los últimos 20 años la cantidad de autos de procedencia extranjera para EU creció de 32 a 48 por ciento. El empleo en la industria automotriz ha disminuido 22 por ciento desde 1990, incluso con el constante aumento de ventas locales de automóviles. Los principales países fabricantes de dichos vehículos son México, Canadá, Alemania, Japón y Corea. En un mercado en el que se vendieron 17 millones de automóviles particulares el año pasado, el porcentaje de autos importados es muy significativo para quienes los producen. Y es por eso que esta investigación de la Sección 232, iniciada por Ross y apoyada por Trump, es otra prueba más del racismo y la xenofobia constante de los gobernantes de un país tan poderoso y relevante a nivel mundial. Estados Unidos siempre ha sido el sueño por alcanzar para muchos, en cuanto a calidad de vida, oportunidades y beneficios para los individuos, pocos lo igualan. Sin embargo, el actual gobierno, encabezado por un empresario elitista que ha llevado a la bancarrota a sus empresas en más de una ocasión, nos demuestra que no siempre se debe seguir el ejemplo de quienes supuestamante se rigen bajo leyes y preceptos mejor desarrollados. Para México, que es el país en el que vivimos, amamos y procuramos, el PIB manufacturero está ampliamente dominado por la industria automotriz. Representa casi 20 por ciento de éste, y genera cientos de miles de empleos directos e indirectos si se toman en cuenta todos los proveedores de las plantas automotrices —que no son pocas— de distintas marcas en territorio nacional. Les platico todo esto para demostrar que Trump y su administración siguen invirtiendo tiempo y dinero en caerle mal a todos. Los estadounidenses idolatran su industria automotriz y nosotros los mexicanos somos los encargados de un gran porcentaje de los autos que ruedan al norte de nuestra frontera. Eso lo sabemos nosotros, lo presumo yo, y te lo comunico a ti, querido lector, que nos acompañas semana con semana para estar bien enterado de cómo funciona la industria, sus productos y su importancia en la economía nacional. México no necesita de nadie más para producir y exportar autos. Actualmente se fabrican modelos globales en Puebla, Aguascalientes, Coahuila, Nuevo León y Guanajuato, y así seguirán creciendo el número de empleados de línea, diseñadores y ejecutivos de marcas internacionales que representan a nuestro país. México alberga a la gente más trabajadora del mundo, no te dejes llevar por quienes no lo son. JOSERA@MVS.COM