Haz tu denuncia aquí

José Emmanuel Vargas Bernal: El origen de la nueva superestructura

OPINIÓN

·
En la próxima elección votarán 25 millones de jóvenes. Más de la mitad lo harán por primera vez, y son quienes constituyen una fuerza potencialmente productiva que no encuentran acomodo ni realización personal, porque quienes han gobernado a la nación, les han cancelado su futuro. Este choque generacional, se transfiere así al plano político, porque el modelo neoliberal impide que se pueda absorber a esta fuerza de trabajo.   En estas condiciones, el efecto de arrastre de los candidatos será potencialmente a favor de la coalición Juntos Haremos Historia, y se dará en estos millones de jóvenes, al que se sumará el voto oculto que hoy en día existe, pero que no ha expresado su simpatía por el candidato presidencial de esta alianza.   Este temor se da por efectos obvios entre la población adulta que ha padecido la censura de la dictadura perfecta, pero que llegado el momento de ejercer el voto, lo harán a favor del cambio, por el hartazgo, por el fraude, la corrupción, el crimen, el abuso de poder y la impunidad que todos hemos conocido y padecido de sobra en este gobierno.   Éste será el voto del resentimiento, incluso de gente del PRI, por haber sido utilizado y sacrificado en elecciones intermedias, y por haber nombrado a un candidato sin tradición priista con el que no comulgan.   Así mismo, el divisionismo del PAN, manifestado en una candidata que salió del partido arrastrando con ella a importantes dirigentes. En estas condiciones es el voto útil el que ya no favorece a ninguno.   Lo anterior se ve reflejado en la poca simpatía del electorado joven. Éstos han observado cómo las políticas económicas crearon a un ejercito de personas desocupadas a quienes despectivamente llaman ninis, jóvenes que ni estudian ni trabajan.   La realidad es que esta gran cantidad de jóvenes, muchos ya con educación universitaria, no encuentran acomodo laboral porque el modelo no permite absorber su enorme fuerza laboral. Con esta generación ha nacido una nueva superestructura que le permitirá a la juventud definir la elección dejando atrás a los partidos tradicionales.   Su origen está en el desmantelamiento del Estado durante más de 35 años quitándole piso al patrimonio de la nación, vendiendo las empresas propiedad de todos los mexicanos y aquí cabría la pregunta ¿cómo ha fracasado su modelo neoliberal?   El PRI, PAN, PRD y sus partidos satélites prometen a la juventud un futuro mejor sin considerar que es un electorado más informado y participativo que hoy pregunta ¿en qué se basan para querer producir más riqueza si han enajenado indebidamente los bienes de la nación? Indudablemente será una elección difícil, pero los jóvenes no dudarán: confían en la coalición Juntos Haremos Historia, porque estamos seguros que así lograremos la cuarta transformación de la nación.     JOSÉ EMMANUEL VARGAS BERNAL CANDIDATO A DIPUTADO LOCAL, DISTRITO 3, POR LA COALICIÓN JUNTOS HAREMOS HISTORIA @EMMANUELVBR