Haz tu denuncia aquí

René Cervera: Proponer lo que sea, o proponer para gobernar

OPINIÓN

·
Los datos de las encuestas publicadas sobre la elección de jefe de Gobierno muestran cómo el electorado de la CDMX se está decantando por entregar la conducción del gobierno a una nueva fuerza política. No se ve cómo esto pueda cambiar. La hegemonía electoral del PRD está a punto de sucumbir, llevándose de por medio la credibilidad de sus aliados. El ostracismo del PRI continuará con base en los exiguos soportes de viejas y pulverizadas clientelas y liderazgos deteriorados.   A la caída del PRD contribuyen, al menos, la evaluación negativa de la ciudadanía al gobierno de Mancera; la alianza con el PAN, la versión partidista más conservadora en la ciudad; y, sobre todo, la imposibilidad de dotar de confianza y credibilidad la imagen de Barrales, incapaz de remontar los cuestionamientos a su integridad personal. Por el PRI, la losa que carga Arreola –quien actúa con vergüenza de ser su abanderado y falla al presentarse como candidato ciudadano- difícilmente puede aligerarse cuando se mantiene una posición conservadora y autoritaria digna de una reminiscencia sesentera.   Barrales y Arreola, conforme avanza el tiempo, confirman su baja posibilidad de triunfo. Con impotencia y calculando costos políticos mínimos han propuesto cualquier cosa que les parece lo suficientemente sexi. Sin importar que  carezcan de sustentabilidad financiera (100 km. de Metro; de 2 mil 500 a 3 mil 500 pesos al mes para jefas de hogar); que sean contrarias al interés de la ciudad (eliminar 600 mil empleos en la CDMX y trasladarlos al nuevo aeropuerto al Estado de México; crear circuitos exteriores y trenes rápidos en el Edomex, con cargo al erario de la CDMX); o, que sean imposibles de cumplir en tiempo y forma (una segunda CU en un terreno que se desocuparía después de 2024).   Barrales debe cargar, además del propio, con el desprestigio de Mancera, lo cual la condiciona respecto de las propuestas de continuidad, aunque se presta con ligereza sospechosa a las transferencias monetarias directas.   Arriola busca atraer una parte del sector conservador, con lo cual sólo radicaliza ad nauseam su actitud y argumentos fachos. Con perspectiva de triunfo, Claudia Sheinbaum refleja un mayor sentido de realidad en sus propuestas.   Se trata de contener una espiral de expectativas asociadas a ser vista como quien finalmente gobernará la ciudad sino, más bien, de cuidar mejor el bono democrático asociado a ganar la elección. Más importante aún, tiene que ver con una visión crítica del estado actual del gobierno de la ciudad y sus incapacidades para poner en el centro de su concepción el interés del ciudadano.   Hoy, la mayoría de las estructuras del GCDMX mantiene un diseño de la regencia y, como tal, resultan no sólo contraproducentes sino, sobre todo, desafiantes de la idea de construir un gobierno fundado en la innovación y la esperanza.     RENÉ CERVERA DIPUTADO FEDERAL POR MORENA @RENECERVERA