Haz tu denuncia aquí

¡Amarren al puma…!

OPINIÓN

·
El secretario de Salud, José Narro, quien alguna vez soñó que podía aspirar a ser candidato a la presidencia de la República, anda desatado y nadie sabe cómo amarrarlo. En cualquier evento nacional e internacional donde participa, así como en entrevistas, incluyendo las de banqueta, el respetable doctor no deja títere con cabeza; comenta, fustiga, critica con dureza los problemas de salud (física, mental y social de los mexicanos), y también de inseguridad, miseria, desigualdad y otros males que no sólo que enfrenta nuestro país, sino todo el mundo. Como si estuviera en campaña, lo mismo habla de la rabia, no la que generan las mordidas de los animalitos, sino de la “rabia social”; de la molestia generalizada, del fastidio, del enojo, de la inconformidad y de la inseguridad”. Y diagnostica que sufrimos un “malestar y enojo colectivo” que se ha convertido en un asunto de salud pública, que no se puede combatir con discursos, declaraciones, promesas de los candidatos a la Presidencia de la República, y de los gobernantes, quiso decir. La salud tiene enemigos, insiste Narro. Algunos no son corregibles todavía; otros no tienen solución, y unos más se atienden con políticas públicas certeras, como la pobreza, la desigualdad, el hambre…, afirmó en su más reciente participación en la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud, en Ginebra, Suiza. Y abundó:  Nuestro mundo se caracteriza por los contrastes que vivimos. Junto a la abundancia coexiste la miseria. El despilfarro y la penuria se dan la mano con frecuencia. La majestad de nuestra especie choca con cuadros de indignidad que nos llenan de pasmo y vergüenza. En paralelo al progreso, las brechas sociales y económicas se han profundizado. Nuestra sociedad sufre una crisis de valores y la salud no es ajena a ello. Nos corresponde a todos impedir que nuevas enfermedades contagiosas se instalen en la sociedad: la exclusión, el odio, la codicia y el fanatismo entre otras. No hay vacunas contra esas afecciones, pero existen valores esenciales que previenen y combaten la ceguera, la indiferencia y la inacción que generan esos males. Como médico entiendo la preocupación por la enfermedad, remató el secretario de Salud. Seguro, seguro que el doctor Narro “amarra hueso” en el siguiente sexenio con el próximo presidente, sea quien sea, apuntan los malosos.  Y si es “ya sabes quién”, pues va a estar en su mero mole. AGENDA PREVIA Dice la nota principal del Heraldo de México de ayer: “Circulan ya 200 millones de pesos del dinero hackeado”. Los analistas político-financieros bisoños sospechan que parte de ese botín podría estar siendo utilizado para financiar campañas políticas. ¿De quién? Pregunta el respetable. ¡Son los rusos que ayudan a andresmanuelovich!  Responden inmediatamente los detractores del tabasqueño.   No se hagan bolas, si quieren saber quién es el destinatario follow the money, sugieren los que dicen que saben. Y dan una pista: Los bancos que más dispersiones del dinero hurtado registraron, según la información publicada, fueron Bancomer, Citibanamex, Banorte e Inbursa, entre otros.