Haz tu denuncia aquí

Aleida Alavez: Alto a la violencia electoral

OPINIÓN

·
México enfrenta la elección más difícil de los últimos tiempos, una elección que hasta el día de hoy ha cobrado la vida de 93 candidatos o precandidatos a diferentes cargos de elección popular, sin que hasta la fecha haya acciones contundentes de las autoridades para garantizar la seguridad de quienes participamos en este proceso. Es preocupante, más bien alarmante, que más de 70% de las agresiones estén dirigidas hacia políticos de la oposición y que la única respuesta que encontramos de las autoridades electorales y gubernamentales han sido anuncios rimbombantes ante los medios de comunicación, pero sin que se detengan las agresiones y amenazas a los candidatos de todos los partidos políticos y los que no tienen partido. Ante la imposibilidad de ganar votos, los grupos en el poder siembran miedo y asesinan cobardemente; cierto que todos los homicidios lo son, pero en este caso asesinan por las ideas y la ya inevitable pérdida de privilegios de caciques enquista- dos desde hace décadas por todo el territorio nacional. Esta situación de violencia debe parar. El número de muertos es alarmante, aquí y en cualquier país que se diga demócrata. En México están asesinando ideas, asesinando can- didatos por sus posturas políticas, y eso no puede ni debe tolerarse. Todavía estamos a tiempo de evitar la experiencia colombiana de 1990. Ya se ha derramado mucha sangre. En lo personal, hace días fui amedrentada y perseguida por un grupo de golpeadores en la unidad habitacional Vicente Guerrero, en Iztapalapa, que minutos antes mostraron armas de fuego a parte de mi equipo de campaña, a quienes les advirtieron que no entráramos a la Super Manzana 7, porque de lo contrario, nos arrepentiríamos. Por responsabilidad, nos retiramos. Hicimos la denuncia ante el INE y hasta ahora ignoramos qué han hecho. No hay respuesta. Otros incidentes contra Morena se han sus- citado en Iztapalapa, donde también han salido a relucir armas de fuego. Esto nos lleva a la pregunta: ¿quién ordena las agresiones?, ¿quién está detrás de ellas? La respuesta debe ser dada por las autoridades. Soy militante y candidata de Morena. El nuestro es un movimiento pacífico, en el que no se ha roto un solo vidrio, y así seguiremos. Nosotros no necesitamos firmar pactos de civilidad, porque somos pacíficos. ¿Y ellos, los que lo firmaron, sólo se comprometieron a no agredirse entre ellos mismos? No vamos a caer en provocacio- nes. Queremos el cambio verdadero en paz y tranquilidad. Por eso, llamamos a las autoridades electorales a detener la campa- ña de violencia que siembra miedo; porque sembrar miedo es violencia y la violencia es muerte. Los mexicanos merecemos garantías de que el 1 de julio podremos salir a votar en un ambiente de fiesta y con plena libertad. Sin temor