Haz tu denuncia aquí

René Cervera: Mancera y la alternancia virtual en la ciudad

OPINIÓN

·
Mancera gobernó como si hubiera sido jefe de gobierno electo por el PRI o el PAN. Administró con concepción ideológica y dirección política contrarias a las de sus predecesores y desarticuló la dinámica acumulada de tres administraciones. Su gobierno es equiparable al de una alternancia virtual, en favor del PRI y del PAN, caracterizada por la debilidad perpetua de su acción como gobernante por el rechazo contundente y sin precedente a sus acciones de la politizada sociedad de la Ciudad de México. Razones, abundan. El gobierno de Mancera se condujo con insensibilidad social completa. Difícil decir si fue por su apego autoritario connatural al PRI y al PAN, o a la evidente falta de pericia política. En todo caso el resultado fue la manifiesta incapacidad para consensuar socialmente sus iniciativas, disolviendo la rentabilidad política de su acción. Ejemplos: alza al Metro, Hoy no circula a vehículos nuevos, Doble no circula, Corredor Chapultepec, Ciudad de la Salud, Rueda de la Fortuna, Línea 7 del Metrobús, Deprimido Río Mixcoac, fotomultas, planta termogeneradora. Considérese aparte el sinsentido político y social de la opción financiera con la que pretende conducir la reconstrucción después de los sismos. Vox populi: el de Mancera fue un gobierno que, simplemente, no escuchó a la gente. El gobierno de Mancera se guio por el beneficio personal e impulsó generalizadamente la corrupción, la impunidad y la traición, en la peor tradición de la política. De cierto seguro existió más de un funcionario honrado en el primer nivel del Gobierno de la ciudad, pero seguro no está en Mancera ni en su burbuja, quienes en su adulación codependiente, beneficiaron y promovieron la opacidad y la estructura de complicidades del gobierno. O que explique: ¿dónde paró la investigación a su secretario de Obras, Alfredo Hernández, y el multimillonario negocio familiar de las luminarias? ¿Dónde la de su oficial mayor, sí, el que se dejaba pedir 25% en las adquisiciones del gobierno? Vox populi: el de Mancera ha sido el gobierno más corrupto que se recuerde. El gobierno de Mancera se entregó sin recato político alguno al gobierno federal y a los grupos de interés. De espalda a la ciudad, en él encontró su mayor fortaleza. Ahí se inscribió, parcialmente, la dócil y gratuita aceptación de Mancera al cierre de un activo estratégico para la ciudad como el aeropuerto y la entrega de empleos y derrama económica de esta instalación al Estado de México. O la imposición, sin los recursos necesarios, para la conclusión de obras críticas en la ciudad, del Tren Interurbano con Toluca. O la manga ancha para los zares de la publicidad exterior o del desarrollo inmobiliario y las construcciones irregulares en detrimento de los servicios y espacios públicos del paisaje urbano, reclamadas por vecinos y activistas. Vox populi: el de Mancera fue un gobierno amarrado al de Peña y sometido por los intereses privados, a los cuales se asoció.   *Diputado federal por Morena