Haz tu denuncia aquí

¿Cuánto cuesta ser mamá trabajadora?

OPINIÓN

·
Para muchas madres, la mayor dificultad es compaginar su vida laboral y personal; sienten culpa al dejar a sus hijos para ir a trabajar. No existe un dato estadístico exacto del costo de ser mamá trabajadora, muchas empresas han tratado de medirlo, pero resulta difícil. Se sabe que el precio varía, pero es alto y la tendencia es al alza. La moneda con que se mide tiene valor internacional y no se devalúa. Esta moneda se llama CULPA. Así es, el precio que se paga al ser mamá trabajadora es el mismo en todo el mundo y, aunque algunas pagan más que otras (o será que nos acostumbramos al sentimiento), es la culpa, sobre todo si se elige trabajar por elección y no por necesidad económica. En mi carrera como periodista he entrevistado mujeres de todos los ámbitos, desde Carolina Herrera, Mayra González, Rosa Tous, Ángela Missoni (quien construyo su casa cerca de su fábrica para comer diario con sus hijos), Esther Wojcicki, Isabeli Fontana, hasta Rosi Orozco, Karla Martínez de Salas, Raquel Orozco, entre muchas otras. Todas ellas, madres trabajadoras y, aunque en diferentes sectores, todas en algún momento mencionaron como la mayor dificultad de compaginar su vida laboral y personal ha sido la culpa de dejar a sus hijos para ir a trabajar. Y es que, aunque conscientemente entendemos que no estamos haciendo algo malo, que les estamos dando un buen ejemplo, todas y cada una de nosotras sabemos lo que se siente tener que ir trabajar y dejar al niño enfermo en casa o no asistir a su presentación de la escuela, cuando “todas las mamás fueron”. En el inconsciente colectivo tenemos grabado ese “deber ser”, en donde el rol de la madre es este ser incondicional, estoico, que se dedica a sus hijos en cuerpo y alma.  ¿Será que por eso varias mujeres, por decisión propia, no son madres? Quizá. Hay estudios que demuestran que hijos de mamás trabajadoras son más seguros de sí mismos, independientes, les da una perspectiva diferente del mundo, les das un ejemplo a seguir de lo que es la mujer. También se ha encontrado que las madres que trabajan tienden a deprimirse menos, pasan más tiempo de calidad con sus hijos, viven más felices y son más eficientes. ¿Has escuchado el dicho: “cuando necesites algo pídeselo a alguien ocupado”? Esto aplica al 100 por ciento. Yo creo que la base de todo está en el balance, organización y estrategia; es decir, balancear lo mas parejo posible los dos mundos, poniendo prioridades todos los días. Después, organizarte lo más que puedas: desde qué te vas a poner al otro día, qué van a comer en la casa, lunch de la escuela, pendientes, todo lo que puedas dejar listo, y finalmente, trazar una estrategia para que todo salga como lo planeaste. Pero, lo más probable, es que no todo salga como lo planeaste. Esta columna la quiero dedicar a la memoria de mi madre, un ejemplo a seguir para mí, business woman, mamá y abuela ejemplar.