Haz tu denuncia aquí

Héctor Serrano Azamar: La ciudad entre las izquierdas

OPINIÓN

·
Las elecciones federales en México, particularmente desde 1988, han sido procesos que polarizaron a la sociedad en su conjunto. A pesar de existir autoridades electorales que tienen la obligación de garantizar la legalidad de los comicios, son muchas las irregularidades, en ocasiones fundadas, que han hecho creer en la posibilidad de que alguno de los participantes pueda cometer fraudes electorales. Si a lo anterior se suman los discursos de odio y descalificación en contra del adversario, se crea el ambiente propicio para generar una sociedad dividida y en conflicto; esa, no es únicamente responsabilidad de las autoridades, sino también, de los actores políticos. La Ciudad de México no enfrentaba una polarización en sus procesos locales, desde 1997, cuando el PRD ganó por primera vez la elección de Jefe de Gobierno. Existe un consenso mayoritario entre los electores de la ciudad para elegir entre las opciones de izquierda a los responsables del gobierno y del órgano legislativo. La única diferencia en la actualidad, es que las opciones de la izquierda están representadas por el PRD y Morena, institutos políticos que han llevado al grado del encono sus diferencias. La vacuna adoptada contra el flagelo de la polarización en el ámbito local ya no sirve más. Ayer iniciaron las campañas electorales para elegir alcaldes, diputados locales y concejales en la Ciudad de México, la batalla electoral por conservar o arrebatar el poder, según el caso, se tornará, de manera previsible áspera y llena de obstáculos para cualquiera de los bandos participantes la contienda estará cerrada en prácticamente todos los territorios. Actualmente el PRD gobierna seis delegaciones: Álvaro Obregón, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Iztacalco y Venustiano Carranza. Morena gobierna cinco: Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco. En todas ellas la pelea real es entre dos opciones políticas; la coalición “Por la CDMX al Frente” y “Juntos Haremos Historia”, son de pronóstico reservado aquellas delegaciones donde se han visto escándalos o actos de corrupción. PRD y Morena hicieron pactos electorales con algún partido de derecha, la decisión de los votantes ya no puede estar basada sólo en la ideología, las batallas entre los puros y los no tan puros son cosa del pasado. Sería mejor elegir con base en los resultados, aquel gobierno que cumplió debería ser ratificado y los que no, pues no. En el caso de la elección de tu próximo diputado, vale la pena revisar propuestas, trayectorias, ideas y resultados. Entre todos podemos construir un mejor futuro para nuestra ciudad. Somos los mismos que juntos recorremos sus calles desde hace muchos años. Sólo hace falta elegir a las personas correctas que nos representen