Haz tu denuncia aquí

La cuarta revolución industrial

OPINIÓN

·
AMBERG. En un poblado de origen medieval al sur de Alemania se encuentra la fábrica más moderna de Europa que ejemplifica lo que será la cuarta revolución industrial.   En esta factoría de Siemens AG mil 200 trabajadores fabrican los dispositivos que automatizan muchos de los procesos industriales de alrededor de 60 mil clientes.   La planta funciona a partir de la interacción de software, tecnología digital, internet de las cosas, robots y la mano del hombre para tener una producción más eficiente.   Este año el gran tema de Hannover Messe, la feria industrial más grande del planeta, ha sido la industria 4.0, una revolución que sucede a la construcción de la máquina de vapor en el siglo XVIII, la producción en masa que propició la electricidad en el siglo XIX y el advenimiento de la computadora en el siglo XX.   Alemania fue el primer país en establecer en la agenda de gobierno una estrategia de alta tecnología, por eso no extraña que sea Siemens AG de Joe Kaeser la empresa que lidere en el mundo un cambio que modificará los procesos industriales tal y como los conocemos porque las máquinas van a pensar y repensar los procesos cada minuto, y se requerirá entre otras cosas, obreros que sepan interpretar datos más allá de una manufactura especializada.   Un trabajador deberá tener además la capacidad de interpretar un gemelo digital en una imagen en tercera dimensión que se diseñó en una computadora y responder a las modificaciones que la tecnología marca en un proceso de mejora continua. Siemens AG tiene dos plantas similares a la de Amberg en Estados Unidos y China, y por ser altamente robotizada disminuye los errores, pero una de esas máquinas sustituye al menos a 30 trabajadores, lo que ya comienza a verse en las plantas de automóviles de lujo como la que tiene BMW en Regensburg, otro poblado en la zona bávara de Alemania, donde se ensambla su modelo X2, y los vehículos de pedidos especiales que implican que sobre una misma línea de producción de puedan ensamblar diferentes automóviles a la vez.   México no estará ajeno a ese gran cambio, y pronto seremos testigos de fábricas cada vez más automatizadas, y esto obligará a pensar en empresas que se reinventarán, pero al mismo tiempo en una fuerza laboral diferente que no quizá no estemos formando.   De ahí la importancia de iniciativas como el Programa de Formación Dual alemán que toma lo mejor de las escuelas en etapa de formación de los jóvenes para llevarlos a las empresas.   LA RUTA DEL DINERO   De las inversiones que se han dado en el mercado del Hannover Messe anote la que anuncio Sanofi Pasteur por 129 millones de euros para construir una planta para producir vacunas de última generación en el Estado de México.   La firma que comanda Fernando Sampaio ha ganado notoriedad al suministrar 30 millones de dosis contra la influenza estacional al sistema de salud pública de nuestro país entre otras vacunas para prevenir cada año unas 14 enfermedades.