Haz tu denuncia aquí

Fausto Barajas: Valor por México

OPINIÓN

·
¿Tú te sientes seguro en el lugar donde vives? Esta es una pregunta que se realizan comúnmente entre las personas, porque la violencia en México ha alcanzado niveles alarmantes, en un entorno en el que crecen los casos de políticos en el gobierno o fuera de él, que prefieren coludirse con los criminales en lugar de solucionar el problema de la inseguridad. Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) que levanta trimestralmente el Inegi, dio a conocer que 8 de cada 10 mexicanos viven inseguros. Situación que se incrementó 5.3 por ciento con respecto a marzo de 2017. La inseguridad afecta a todos, pero las más vulneradas son las mujeres porque 81 por ciento se sienten inseguras, contra 72 por ciento de los hombres. El lugar donde se siente más insegura la población es en los cajeros localizados en la vía pública con un 81 por ciento, 74 por ciento en el transporte público, 69 por ciento en las calles y 68 por ciento en el banco. Es decir, prácticamente en todos los lugares donde desempeñan sus actividades cotidianas se sienten inseguros. Para la ciudadanía, el principal factor que muestra la inseguridad en la que vive es haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda como: consumo de alcohol en las calles (65 por ciento); seguido de robos o asaltos (65por ciento); vandalismo en las viviendas o negocios (54 puntos porcentuales); disparos frecuentes con armas (40 por ciento) y bandas violentas o pandillerismo (36por ciento). Las ciudades donde las personas se sienten más inseguras son: la zona oriente de la CDMX (97 por ciento), Coatzacoalcos (95 por ciento), Fresnillo (95 puntos), la zona norte de la CDMX (94 por ciento), Chilpancingo (94 por ciento) y Cancún (93 por ciento). En contraparte, algunas de las ciudades con menor percepción de inseguridad son: Mérida (30por ciento), Saltillo (34 por ciento), Piedras Negras (49 por ciento), La Laguna (48 por ciento) y Durango (48 por ciento). En el contexto de las campañas presidenciales sólo Margarita Zavala ha mostrado propuestas para corregir la inseguridad que estamos viviendo, sabe que esta no se resuelve con fórmulas mágicas o a través de pactos con los criminales, como lo propone Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Margarita reconoce que es un problema multifactorial que tiene que ser combatido con soluciones realistas, honestas e inteligentes. Su estrategia comprende cinco ejes: Profesionalizar y duplicar a la Policía Federal. Llevar el mismo modelo a las policías estatales y municipales. Fortalecer las capacidades de investigación, análisis e inteligencia del estado. Reformar el sistema de justicia para que el que la haga la pague, y los inocentes sean protegidos por la ley. Colocar al feminicidio y a la desaparición de niños y jóvenes como prioridad de atención del Estado Mexicano. Trabajar entre familias, escuelas y gobierno para erradicar la violencia desde su raíz, con educación en valores. Implementar esta estrategia no es tarea fácil, requiere de valor y un liderazgo ético que hoy es escaso en la clase política. Sin embargo, Margarita Zavala, candidata independiente, tiene eso que lo otros no: ética y valor por México.