Haz tu denuncia aquí

Primer round por la Ciudad

OPINIÓN

·
Oficialmente será el primer debate entre los aspirantes a gobernar la Ciudad de México, la contienda está centrada en dos mujeres: Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales; ambas con fortalezas y debilidades. Mientras que el priista Mikel Arriola hace todo los posible por no quedarse al margen. Claudia Sheinbaum arrancó la campaña como puntera, Morena en su aparición electoral en 2015 obtuvo la votación más alta en la ciudad debido al efecto que tiene Andrés Manuel López Obrador en lo habitantes de la capital y la migración de cuadros perredistas al nuevo partido. Sheinbaum Pardo centra su fortaleza en la figura del tabasqueño, ha desplegado espectaculares por la ciudad y en todos su imagen está junto a la de López Obrador; su oferta de gobierno es recuperar lo que él hizo, los programas y proyectos. En 2000 el gobierno llamó al Distrito Federal “La ciudad de la esperanza”, ahora la propuesta se denomina “Innovación y esperanza”. Para la candidata de Morena la ciudad necesita restaurar la libertad y los derechos sociales que los habitantes han perdido, recuperar la seguridad pública y revertir la prioridad urbana donde los beneficiarios fueron las desarrolladas inmobiliarias en el último sexenio. Sin embargo, deja de lado que su nuevo partido se nutrió de los perredistas, que son responsables del ejercicio de gobierno de los últimos tres sexenios. Claudia Sheinbaum asegura en sus mítines que el gobierno capitalino le quitó programas sociales a la gente y que la pensión a adultos mayores ahora se retrasa por dos o tres años; sin embargo los responsables de la política social de la última década son Martí Batres, durante el gobierno de Marcelo Ebrard, y Rosa Icela Rodríguez, titular del área durante la administración de Miguel Ángel Mancera. Hoy Batres Guadarrama es candidato al Senado y Rodríguez Velázquez es coordinadora de gobierno dentro de la campaña de Sheinbaum. Sería interesante saber su opinión frente a los señalamientos directos que hacen dentro de su partido a la política social. Sheinabum deja pasar las acusaciones que le han hecho, no ha entrado al intercambio de señalamientos y evita la respuesta directa a los contrincantes. Alejandra Barrales carga con dos aspectos, el primero son sus propiedades y el segundo son las consecuencias por el ejercicio de gobierno perredista que tan molesto tiene a la población. Barrales Magdaleno no puede hacerse a un lado de las condiciones en que se encuentra la ciudad, porque los índices de inseguridad crecieron; el servicio de transporte público empeoró; se favoreció a lo desarrolladores inmobiliarios; el desabasto de agua; las inundaciones; la contaminación; el abuso. En cada mitin le recuerda a la gente que a ella “no la mandó nadie”, que no es candidata “producto de una tómbola”, es más frontal, eso la hace atractiva, pero también responde a la lógica de que se encuentra en segundo lugar. Suena la campaña.