Haz tu denuncia aquí

¿Y Force India?

OPINIÓN

·
El equipo de Checo Pérez no levanta el vuelo, y hasta el momento ha cosechado solamente un solitario punto, el que ganó Esteban Ocon en la carrera de Bahréin, y así ha evitado que la escudería de Vijay Mallya se encuentre sumida en la parte más profunda del campeonato de constructores, donde ahora está Williams. Y aunque es verdad que en estas primeras fechas de la temporada han padecido ciertos incidentes de carrera que les han impedido puntuar, Force India se está alejando de los equipos que han logrado aumentar su rendimiento en pista, tales como McLaren y Renault. A estas alturas del año anterior, las panteras rosas ya habían sumado 17 puntos: 14 del mexicano y tres del francés, y ocupaban la cuarta posición de la tabla de constructores en la que se mantuvieron hasta el final por segundo año consecutivo. Además, siempre se ha ponderado su talento de hacer brillar los recursos económicos, y con una cuarta parte del presupuesto invertido por las tres escuderías dominantes en la máxima categoría, también inferior al de otras instituciones como McLaren o Renault, Force India había obtenido magníficos resultados. Las declaraciones hechas hace varios meses, en las que afirmaron que iban un tanto retrasados con el desarrollo del VMJ11, se están cumpliendo. Es evidente que al monoplaza de 2018 le hace falta encontrar un punto de equilibrio que le permita aprovechar la fiabilidad de la unidad de potencia Mercedes que lo impulsa. Si se observan con detalle los cronos de Checo y los de Ocon, los dos han estado marcando tiempos muy similares, pero han rodado, generalmente, por detrás de otros equipos a los que en 2017 superaban con facilidad, así que están por debajo de un ritmo competitivo que los lleve a los puntos. Al parecer, la incertidumbre que reina alrededor del futuro económico de Force India ha sacado de balance su trabajo. Desde hace varios meses se especuló con la venta del equipo, fundamentada en los problemas legales y financieros que afronta Mallya con las autoridades de India. Varios bancos le reclaman una deuda cifrada en unos mil 200 millones de euros, como producto de la quiebra que sufrió Kingsfisher en 2012, la compañía aérea del magnate. Hace un año, Mallya tuvo que pagar una fianza de 770 mil euros para no pisar la cárcel, y evitó ser extraditado a India porque no existe ningún tratado internacional entre ambos países. El caso es que Force India no ha conseguido encontrar la puerta para comenzar a sumar puntos. Con la información obtenida de las tres primeras carreras están obligados a mejorar, sobre todo al tener algo más tiempo antes del Gran Premio de Azerbaiyán, programado el 29 de abril, que ahora se correrá en la cuarta fecha del campeonato.