Haz tu denuncia aquí

Diva Gastélum: Fortalezcamos la seguridad en las escuelas

OPINIÓN

·
El vivir libre de violencia y resguardar su integridad personal es uno de los derechos esenciales a nivel internacional de las niñas, niños y adolescentes; sin embargo, pareciera que durante los últimos meses, hemos olvidado por completo este derecho, al colocarlos en un mundo violento en el cual han sido víctimas y muchas veces victimarios.   Así lo reflejan los últimos acontecimientos de violencia emanados de escuelas estadounidenses, que dejan claro la grave crisis que vivimos en materia de control de armas, combate y la falta de políticas o programas que garanticen la seguridad de los menores y toda la ciudadanía ávida de vivir libres de violencia.   Y es que ahora ya no sólo es el acoso escolar el que debemos de prevenirlo y erradicarlo, sino todo un descontrol de violencia perpetrado por armas adquiridas por jóvenes generadores de violencia muchas veces con problemas familiares y psicológicos. A pesar de que esta problemática se ha visibilizado más en las escuelas estadounidenses, recordemos que en nuestro país también lo hemos vivido.   En escuelas de EU, estudiantes mexicanos han padecido también este tipo de violencia. En la administración de Donald Trump han ocurrido tres tiroteos masivos, el primero fue en octubre de 2017 durante un festival en Las Vegas, Nevada, donde murieron 58 personas.   Un mes después, en Sutherland Springs, Texas, un hombre de 26 años les quitó la vida a 26 personas que asistían a la iglesia. El más actual y que ha causado mayor sensibilidad por tratarse de una escuela, ocurrió en Florida donde 17 estudiantes y profesores perdieron la vida.   A ello se suman las desgracias diarias inadvertidas que dejan alrededor de 32 mil muertes anuales por disparo de armas (de acuerdo con el Gun Violence Archive), de las cuales 20 mil son suicidios.   No olvidemos que la última modificación legal significativa en el control de armas en todo EU fue en 2007, cuando se amplió la prohibición de venta a personas con trastornos y a delincuentes. De igual manera, recordemos que tras el asesinato de 20 niños y seis adultos en la escuela de Connecticut, en 2012, Barack Obama, propuso extender el control de antecedentes, prohibir los rifles de asalto y militar, el número de balas, sin embargo, no logró consolidarlo.   Lamentablemente con esta nueva administración, podríamos asegurar que tampoco pasará. Debido a la importancia de trabajar en la prevención y atención es que gobierno, escuelas y familias tenemos que unir esfuerzos para erradicar este problema.   Los programas tienen que atender a individuos, familia, escuelas y comunidades. Es urgente el endurecimiento de medidas de seguridad en las escuelas para detener la violencia. En el caso deMéxico, no puede seguir rezagado el garantizar la seguridad de nuestras niñas, niños y adolescentes.   DIVA GASTÉLUM BAJO SENADORA POR EL PRI @DIVAGASTELUM