Haz tu denuncia aquí

Beata Wojna: Diplonotas

OPINIÓN

·
Al menos cuatro veces al año se reúnen en Bruselas los jefes de Estado o gobierno de los países miembros de la Unión Europea para decidir sobre las prioridades y la agenda de la región. Este formato es conocido como el Consejo Europeo o “cumbres europeas” y es ahí donde se define hacia dónde irá la UE. Generar acuerdos entre los representantes de 28 países tan diversos nunca es fácil, y no lo fue en su primer encuentro de este año, celebrado el 23 y 24 de marzo, y encabezado por Donald Tusk. La buena noticia es que la UE ya regresó a los niveles de crecimiento de antes de la crisis. En la cumbre se notó un ambiente de optimismo mezclado con el desconten- to por la política comercial de Donald Trump. La exención temporal a la UE de las tarifas estadounidenses al acero y al aluminio calmó momentáneamente la ira de los europeos. Sin embargo, la cumbre resolvió exigir la eliminación permanente de las nuevas tasas. Asimismo, la necesidad de evitar el proteccionismo y avanzar en las negociaciones de tratados de libre comercio, especialmente con México y el Mercosur, fueron parte del mensaje que llegó estos días desde Europa. Durante esta cumbre hubo grandes coincidencias en torno al Brexit. Esto permitió aprobar sin titubeos la primera versión del acuerdo para la salida de Gran Bretaña de la UE, prevista para diciembre de 2020. A este documento de 129 páginas, que se refiere a la movilidad de los ciudadanos y a las obligaciones financieras del Reino Unido, le falta aún lo esencial sobre la frontera entre Ir- landa e Irlanda del Norte. Los próximos meses serán cruciales para resolver este asunto que de momento carece de salidas satisfactorias. Otro tema que se abordó fue el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija en Salisbury. Las posturas decididas de Gran Bretaña, Alemania, Francia, Polonia, y algunos más se enfrentaron con las de países que defendían una respuesta blanda hacia Rusia, como Grecia, Italia, Hungría, Chipre, Croacia. No está de más apuntar que las llamadas telefónicas de último momento de Vladimir Putin a algunos líderes hicieron lo suyo. Al final, los europeos se limitaron a coincidir con la evaluación presentada por Londres en el sentido de que es “altamente probable” que Rusia estuvo detrás de este ataque. La UE llamó a su embajador en Rusia para consultas al respecto mientras que algunos países tomarán medidas similares en los próximos días. ¿Qué tan estratégico resultó este Consejo Europeo de primavera? No tanto como se preveía. La agenda se vio cargada con temas de coyuntura y no hubo propuestas sobre el futuro del proyecto europeo, como se esperaba emergiera del dúo franco-alemán. Parece también que todos se han resignado a la inevitabilidad del Brexit. Asimismo, se reconfirmó que tanto Rusia como EU tienen gran capacidad de interferir en la agenda europea. Cada uno a su manera, obviamente.   Beata Wojna @BEATAWOJNA *Ex embajadora de Polonia en México