Haz tu denuncia aquí

Razón de peso

OPINIÓN

·
El boxeo nació con la actividad humana. Se ha practicado desde la época de las cavernas, cuando se peleaba por la supremacía de las tribus o agrupaciones. Hay evidencia de su práctica en pinturas rupestres, en códices, esculturas, etc… Esta disciplina tuvo un renacimiento en Inglaterra en los 1700, aunque no fue hasta mediados del siglo XIX donde tuvo su primer reglamento. Inicialmente el boxeo se practicaba entre quienes decidieran darse golpes sin ningún tipo de condiciones; entonces peleaban hombres entre sí de cualquier tamaño y de cualquier peso, pues no existían las divisiones. Eventualmente se instituyeron ocho: desde mosca hasta peso completo. La diferencia era grande y por ello era muy común que los boxeadores se tuvieran que sacrificar mucho, ya sea para mantenerse en un peso o bien dar muchas ventajas subiendo al siguiente. El Consejo Mundial de Boxeo, y muy en particular mi papá, José Sulaimán, tomó ese tema como una máxima prioridad, y hoy en día se tienen 17 divisiones en el boxeo. De peso mínimo a peso completo. La diferencia entre una y otra varía de tres, cuatro, cinco, siete y ocho libras de mínimo, hasta semicompleto; de ahí viene un salto grandísimo a peso crucero, de 25 libras, y el peso completo es libre de 200 libras para arriba. El peso ha sido el principal rival del boxeador. Hay historias de terror de cómo tantos peleadores sufrieron para darlo. Dichas vivencias llevaron al CMB a cambiar ciertas reglas para atender la problemática, ya que estudios médicos probaron que la deshidratación es el principal motivo de lesiones cerebrales en nuestro deporte. Para dar el peso se requiere mucho sacrificio, con complicados regímenes de entrenamiento y dieta estricta, que llevan al cuerpo a un peso específico. Antes, el pesaje oficial se realizaba el mismo día del combate, solamente seis horas antes. Después venía la ansiada comida y líquidos para rehidratar, pero no era suficiente, pues su líquido encefálico quedaba en niveles peligrosos, y ahí se dieron muchas tragedias o daños irreversibles en miles de peladores. Hoy el pesaje se realiza un día antes. Así, el peleador puede rehidratarse completamente y subir al ring como un atleta. Un tema que vamos a combatir de manera frontal es la irresponsable práctica de esos vivales pseudo nutriólogos, pseudo doctores, que abusan de la ignorancia del boxeador y su equipo proponiéndoles métodos piratas para dar el peso. Sin entrar en detalle, pues se está revisando el caso de Panterita Nery, durante la audiencia que sostuvimos con él ayer en la CDMX, nos confirmó que fue sujeto a un método inhumano y, por ende, inaceptable. Nery, una noche antes del pesaje, estaba seis, sí, SEIS kilos (13 libras) arriba de la división gallo, o sea, 9% más de su peso. Todo lo demás será dado a conocer con las decisiones precisas, junto con las medidas a tomar, pero todo esto es una RAZÓN DE PESO. No veo dolo en Canelo La noticia de la semana fue el dopaje positivo del mexicano Saúl Canelo Álvarez. Este hecho le dio la vuelta al mundo y dio pie a los detractores del pelirrojo para darse vuelo con todo tipo de ataques. Todo tema de dopaje es muy delicado y se debe atender hasta las últimas consecuencias. Cuando se notifica un resultado positivo se debe seguir un protocolo, donde básicamente se estudia:. - Qué sustancia es. - Qué niveles se encontraron. - Historial del atleta. - Circunstancias alrededor de la prueba. El clembuterol es una sustancia conocida por escándalos monumentales en México, especialmente en el futbol. Han existido otros tres casos en boxeo y algunos otros deportes. Es una realidad que se trata de un problema de salud nacional, pues muchos ganaderos utilizan clembuterol para engordar el ganado. Canelo dio 0.6-0.8 nanogramos, lo cual es aún por debajo de lo común en casos de positivos por contaminación alimenticia. Canelo ha sido sometido a pruebas antidopaje en múltiples ocasiones, y en los últimos cinco años ha estado inscrito en el programa de boxeo limpio, para estar sujeto a pruebas sorpresa, y nunca antes había tenido un resultado adverso. Los resultados de pruebas posteriores salieron negativos. Tomando todo esto en consideración, es evidente que no existió dopaje deportivo con el propósito de obtener ventajas competitivas ante su rival. Siendo un atleta de élite, debería de tener un experto en nutrición que le cuide esos aspectos y lo guíe en qué y dónde comer. Anécdota de hoy Mi papá tenía una cita en el IMSS, pues nuestra fábrica familiar, Controles Gráficos (¡qué gol con el anuncio!), provee de papel gráfico a ese instituto. Salió corriendo de su oficina y le pidió a Armando Ríos, un colaborador de CG, que si le podía manejar, pues tenía mucha prisa. Pararon en la casa, pues se tenía que poner traje. Mi mamá estaba cocinando y le ofreció a Armando que se sentara: “Anímese, cómase una chuleta, están muy buenas”, dijo mi mamá… Mientras ponía un plato como con 10 chuletas, que era para cuando llegáramos de la escuela; bajó mi papá y al ver ese plato se sentó y a darle… ¡en tres minutos quedó el plato limpio! El problema fue cuando regresó mi mamá, quien exclamó: “¡José, cómo es posible, se acabaron la comida! Y mi papá, con gran sorpresa, le dijo: “Martha, yo sólo me comí una”, viendo con picardía al pobre Armando, quien sólo tuvo que apechugar… MAURICIO SULAIMÁN