Haz tu denuncia aquí

Raymix

OPINIÓN

·
Es un muchacho al que le gusta la cumbia, pero un día la NASA le llamó para pedirle un proyecto. Se llama Edmundo Gómez Moreno y es de San José del Vidrio, Estado de México. Le llamaron porque es un excelente estudiante de ingeniería. El gobierno de Estados Unidos lo buscó para hacer una investigación para el desarrollo de un satélite educativo, un caso único en el país. El chavo apenas tiene 26 años y se hizo famoso en redes sociales porque en sus días de estudio, cuando se sentía abrumado, se puso a mezclar música y sus escritos. Se trata de una actividad para pasar los ratos pesados, pero le sale muy bien. Sin proponérselo se volvió percusor de la electrocumbia. Tomó, sin saberlo, ritmos de los Ángeles Azules y de los colombianos con sus sonideros. Ahora tiene cerca de dos millones de visitas y su música se escucha en la Unión Americana y Europa. “Oye mujer/lo que has provocado en mí/nooooo tengo explicación/me hundo en la razón que sucedeeeee…” Está reventando las redes con esa letra y su voz tiplosa. Iba muy bien en ese rol, hasta que la NASA le volvió a pedir que se integrará en tareas de investigación y no los rechazó. La verdad, sí lo pensó un poco. Es un joven que suele salir a cantar en jeans, una cachucha echada para atrás y mucho éxito en las redes. Sin embargo, dejó su carrera musical para dedicarse, por ahora, a la investigación. En su nueva etapa de científico, va a concentrarse a echar a andar un vuelo suborbital para lograr que el satélite tenga la capacidad de resistir un vuelo en cohete y que sea capaz de comunicarse en tierra mediante el uso de FM. Estamos hablando de un genio mexicano que combina el barrio con la ciencia y que antes rechazó propuestas para trabajar en Estados Unidos. Le gusta México y ha sido disruptivo en la música de cumbia. Pero ama también, así lo dice, la ciencia. Y hoy habla de su proyecto: “El satélite permanecerá todo el tiempo dentro del cohete. Si este primer vuelo es exitoso, se procederá a la siguiente fase del programa, efectuando un vuelo de baja órbita y desplegando el satélite para validar la misma misión en la que “Oye Mujer” sonará desde el espacio, a bordo de su propio satélite”, dijo Edmundo, alías Raymix. Es decir, no puede separar una cosa de la otra. Eso significa que la música, cumbialectrónica, llegará, es el primer género, ¡llegará al espacio! La fusión, entonces, de sonidos y ritmos meropolitanos será el primero en sonar en otras latitudes, en el espacio. Estamos ante un caso inédito, en el que un joven percusor del género electrocumbia, fusiona sus conocimientos académicos y su pasión por la música. ¿Qué ha hecho el gobierno mexicano para aprovechar su talento? Hasta ahora nada.