Haz tu denuncia aquí

Desaparecer a los Chuchos

OPINIÓN

·
Nueva Izquierda era la corriente más grande en el PRD, perdió presencia a nivel nacional y se redujo en la Ciudad de México a una fuerza marginal, recientemente sufrió bajas importantes con la salida de Julio César Moreno y Víctor Hugo Lobo. Sin embargo, la apuesta de cambio no le dio beneficios inmediatos a estos dos políticos. Moreno se fue a Alternativa Democrática Nacional (ADN) y Lobo a Vanguardia Progresista (VP), controlan la operación política en Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero, respectivamente; los dos saborearon la candidatura al Senado por la Ciudad de México, pero se quedaron con las ganas. El jefe de los perredistas de Venustiano Carranza, Julio César Moreno bajo la coordinación de Héctor Bautista, tuvo que ceder una candidatura de diputado local en esa demarcación para Movimiento Ciudadano, que es parte de la alianza electoral; puso a sus consejeros a disposición de la nueva tribu para posicionar abanderados a diputaciones plurinominales de la cuarta circunscripción. Solo vio pasar la candidatura al Senado y se tuvo que conformar con una diputación por un distrito en Nezahualcóyotl, Estado de México. Víctor Hugo Lobo ahora le responde a VP de Héctor Serrano, cuando era Chucho anunció su interés para ir por la Jefatura de de Gobierno, no le tocó; luego se apuntó para ser senador, tampoco se la dieron; pero se quedó con el número uno en la lista de diputados para el nuevo Congreso local, seguramente será el coordinador de esa bancada. Ninguno ganó más de lo que ya podía tener; ahora sólo queda en las filas de NI, Elizabeth Mateos, que tiene en Iztacalco su zona de influencia, pero en el pasado Consejo del PRD, donde volaron las sillas, simplemente la desaparecieron de la lista, que leyó y puso a votación Manuel Granados, presidente del PRD. Borraron su nombre del lugar cuatro en la lista de candidatos plurinominales en la cuarta circunscripción. Para repartir los espacios de las cinco circunscripciones en que se divide la geografía electoral del país, los líderes de las corrientes negocian a partir de la fuerza que cada uno tiene por el número de consejeros. La cuarta circunscripción es muy importante para el PRD porque está la Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala. En el PRD por cada cinco postulaciones debe haber equidad de género y un lugar para joven, así lo establecen los estatutos del partido. Así que Héctor Serrano (VP) se quedó con el uno; Adriana Díaz (ADN) con el dos; Mauricio Toledo (VP) con el tres; el cuatro se lo brincan para meter a Leonel Luna (VP) en el cinco, quien difícilmente podría llegar a la Cámara de Diputados si lo mandan más abajo. Si las candidaturas se pelean a sillazos, borrar de la lista a Mateos queda en una sucia travesura y ganan la jugada por completo: se agandallan los espacios y acorralan a Los Chuchos. Pero por las prisas no sometieron a votación todo el dictamen, así que en una de esas tienen que reponer el proceso.