Haz tu denuncia aquí

Los caprichos del Super Bowl

OPINIÓN

·
Yo de futbol confieso que no sé nada, ni le entiendo ni me gusta, pero de lo que sí sé es de estilo de vida, moda y tendencias, mi querido lector. Si hay un evento que, aunque es de deportes, tiene que ver con estos tres conceptos es el SUPER BOWL o SÚPER TAZÓN. Para los iletrados en el tema como yo, sé que se enfrentarán las Águilas contra los Patriotas, que jugará Tom Brady, sólo porque es esposo de la mega modelo internacional Gisele Bündchen, y que también hay un Danny Amendola con los Patriotas, porque es el novio de la modelo Olivia Culpo, lo cual te deja ver mi ignorancia en cuanto al juego en sí. Pero de una cosa puedes estar seguro, domino el tema del espectáculo, y el Super Bowl es el evento más importante de la televisión, es el que más se ve en todo el mundo, seguido por los Oscares. La gente espera con ansia el performance del medio tiempo y también la interpretación del himno al principio. La cantante Pink cantará el himno hoy, por lo cual no recibirá un solo centavo como pago, pero no importa, porque aparte de ser un honor, le da una exposición mundial, y todos los gastos corren por cuenta del evento. Justin Timberlake es el encargado de hacer el show de medio tiempo, el cual es patrocinado por Pepsi. Es la segunda ocasión que el cantante se presenta, pues hace 14 años, junto con Janet Jackson, lo hizo causando gran controversia frente a 100 millones de televidentes al descubrirle un seno como parte de su actuación. A la par, está lanzando su nuevo álbum, Man of the woods, ¿coincidencia? ¿Cuánto les pagan a los artistas por hacer el espectáculo de medio tiempo? ¡Nada! Pero les conviene y mucho. Lady Gaga, por ejemplo, fue el show de medio tiempo del año pasado, tuvo 111.3 millones de espectadores que le generaron 500 millones de dólares en ganancias según Business Insider. Beyoncé, Bruno Mars y Coldplay fueron el espectáculo en 2016 y las ganancias también fueron muy notorias, y así con los demás artistas que se han presentado. La demanda por publicidad durante el Super Bowl aumenta, por lo que las cadenas que lo transmiten cobran más durante este evento, la cifra es cinco millones de dólares por 30 segundos. Las marcas hacen anuncios especiales y el público espera con ansia verlos; otros se hacen ya clásicos, como el de Cindy Crawford de Pepsi en 1992, que ha sido recreado este año. En un mercado en el que la publicidad está cambiando de giro y cada vez es más digital, es reconfortante ver como en algunos segmentos todo sigue igual, la gente lo quiere ver en vivo, en directo, en televisión, quiere ver el anuncio completo, pone atención cuatro horas, como si la revolución digital no nos hubiera sacudido, con tradición, como se lleva haciendo durante los últimos 50 años. Esperanza, reinvención, negocio y tradición es lo que nos espera esta tarde.