Haz tu denuncia aquí

Napito y Nestora

OPINIÓN

·
Tomé nota de dos personajes que a partir de septiembre serán nuestros “representantes” en el Senado, no porque los hayamos elegido en las urnas, sino porque Morena los incluyó entre los 10 primeros lugares de lista de candidatos plurinominales, y es 99.99 por ciento seguro que lleguen. Se trata de Napoleón Gómez Urrutia y Nestora Salgado. Empecemos con el líder del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, exiliado desde hace una década en Canadá, porque aquí en México enfrenta proceso por desvío de 55 millones de dólares de sus agremiados. En 17 años que ha estado al frente del Sindicato, él, y sus hijos compraron: --Una residencia de 670 metros cuadrados en la calle Waters Edge Crescent, en Vancouver, que actualmente habita. Su valor es de 1.8 millones de dólares, es decir, unos 32 millones de pesos. --Una residencia en avenida Sierra Madre 220, colonia Lomas de Chapultepec, con valor de un millón 300 mil dólares (23.4 millones de pesos), pagados en 2002 desde una cuenta a nombre del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana. --Una residencia de cinco mil metros cuadrados, en el pueblo mágico de Tepoztlán, Morelos, con valor de 3 millones de dólares, que equivalen a 54 millones de pesos. --Su hijo Alejandro Gómez Castro, adquirió en 2001 una casa en la calle Galeana, en san Pedro Garza García, Nuevo León, por dos millones de pesos. Su otro hijo, Ernesto, también compró casa en ese municipio, por 918 mil 45 pesos. Otro dato de cómo se las gasta este representante de la “honestidad valiente”: en 2005 usaron 515 mil 33 pesos del gremio para comprar 46 mil 285 dólares, que fueron depositados en tarjetas bancarias de sus juniors. Pasemos a Néstora, ex lideresa de guardias comunitarias de Olinalá, Guerrero: tenía su cárcel particular para impartir su justicia por propia mano, incluso hacia personas que bebían alcohol en la calle. Contra ella hay 14 carpetas de investigación en Guerrero por secuestro, extorsión y robo. Al menos 39 personas la señalan como la persona que las retuvo y les exigía entre cinco y 50 mil pesos para liberarlos. Según los expedientes, los obligaba a trabajar en el campo de seis de la mañana a siete de la tarde, alimentados apenas con dos tortillas y tres cucharadas de frijoles. Como escusado les daba un envase de refresco cortado a la mitad. Esos “méritos”, para Morena, hacen a Napito y Nestora merecedores de ser elevados a un escaño, tener fuero y cobrar del erario. Y en una de esas, hasta los va a poner como ejemplos de la renovación “moral” de AMLO. *** EN EL VISOR: Se aplicó el Instituto de Formación Política Jesús Reyes Heroles al evaluar a 13 mil militantes del PRI que buscan ser candidatos. Ya los pasó por examen de conocimientos, actitudes y habilidades para el cargo, y de conocimientos sobre los documentos del partido. Falta que no se haya colado por ahí algún Duarte o Borge.