Haz tu denuncia aquí

En la pista

OPINIÓN

·
Los monoplazas de 2018 ya han comenzado a rodar en el circuito de Cataluña, donde están realizando las primeras pruebas de pretemporada. Y en medio del rugir de motores, se presentó el VMJ11 del equipo Force India que, por ahora, todavía no ha cambiado de nombre, según se había especulado. En el coche en el que correrán Checo Pérez y Esteban Ocon se alcanzan a vislumbrar algunos cambios con respecto del modelo del año pasado. El más notorio es el halo, que también está pintado de color rosa, tratando de matizar el artilugio que tanta polémica ha provocado, y del que no se conocerán resultados definitivos hasta que pasen algunas carreras. Como ha sido desde hace un lustro, cuando comenzó la era híbrida, las panteras rosas estarán motorizadas por Mercedes Benz con el M09 Power Q+, que es la unidad de potencia de las flechas de plata y de Williams, aunque ya se sabe que el proveedor nunca entrega la misma configuración del mapa motor a sus clientes, con la finalidad de no contravenir sus propios intereses. Sin embargo, la fiabilidad de esta unidad de potencia, sumado al paquete aerodinámico que han desarrollado, convierte a Force India en un equipo competitivo que lleva dos años en el cuarto lugar del campeonato de pilotos, detrás de los tres equipos dominantes. El otro coche que faltaba por ser desvelado era el STR13 de Toro Rosso, que en esta ocasión estará bajo el mando de Brendon Hartley y Pierre Gasly, la dupla de pilotos que sustituye a Carlos Sainz (que corre para Renault desde finales de la campa- ña anterior), y Daniil Kvyat, que se quedó fuera del Gran Circo. La incógnita más interesante es saber cómo se va a comportar el motor Honda, quizá con visos de que, en un futuro cercano, si ofrece buenos resultados, Red Bull pueda montarlo en su bólido. En las primeras pruebas sobre la pista de Montmeló, uno de los coches más observados fue el McLaren de Fernando Alonso, que sufrió un accidente al perder un neumático luego de completar seis vueltas. El color papaya de este monoplaza evoca a los de los años sesenta. La incógnita es saber cómo se comportará el motor Renault en 2018, y si realmente hará fuerte a la dupla conformada por el piloto asturiano y Stoffel Vandoorne. Los dos coches que más han llamado la atención, por- que seguramente rivalizarán por el campeonato, si es que Red Bull no dice otra cosa, son el W09 de Mercedes y el SF71H de Ferrari. Éste último tiene una serie de detalles muy cuidados en el aspecto aerodinámico, y fue el único que incrustó su legendaria marca en la parte frontal del halo. Pero será en estas ocho sesiones de entrenamiento cuando se pueda establecer un pronóstico más preciso de lo que depara el año 2018.