Haz tu denuncia aquí

El Ejército y sus transformaciones silenciosas

OPINIÓN

·
Esta semana conmemoramos el día del Ejército Mexicano y a partir de esta efeméride déjenme compartirles algunas opiniones sobre cambios importantes que percibo y que ya están en las discusiones sobre las políticas de defensa del país. Seguridad interior. Durante esta administración Sedena y Semar unieron fuerzas políticas para impulsar esta ley que soportará, según lo que decida al final la Suprema Corte, las acciones de seguridad en las que han fracasados los civiles. Las fuerzas armadas nunca han estado alejadas del debate político, pero ahora exigen los recursos y mandatos que les permitan continuar en esta tarea. Los políticos mexicanos desde el presidente de la República, gobernadores y todos candidatos requieren del respaldo de esta institución para ganarse la simpatía del electorado y en última instancia para gobernar. Las propuestas de aumento de sueldos, prestaciones, presupuestos y equipamiento tienen una correlación electoral positiva entre sus integrantes y familiares. Internacionalización. El General Secretario Salvador Cienfuegos tomó dos decisiones trascendentales que han sido muy bien recibidas por los especialistas en materia de defensa y seguridad. La primera es la participación gradual en operaciones de paz de la ONU a través del envío de observadores, de la creación de un centro de capacitación y de aceptar la ayuda de países amigos de este esfuerzo. La segunda es el haber regresado a las discusiones y toma de decisiones del sistema interamericano al ganar la presidencia de la Junta Interamericana de Defensa, órgano de la OEA, con sede en Washington. Esta victoria diplomática no fue menor, le ganamos a Brasil que de último momento quiso frenar el renovado liderazgo de México en este foro de defensa del hemisferio. Adquisición de armamento. Un ejército es respetado en el exterior, entre otras cosas, por las capacidades de armamento, desarrollo de nuevas tecnologías, estado de fuerza y porque atiende las demandas de su población. No es cuestión menor que el Ejército y Marina estén adquiriendo y renovando su armamento y equipo de transportación, eso facilita la cooperación con otros ejércitos y prepara a nuestras fuerzas armadas frente a nuevas amenazas internas y externas. Las doctrinas militares en el país están cambiando silenciosamente dejando atrás atavismos del pasado nacionalista anti estadounidense al mismo tiempo que estamos observando una participación activa de nuestros soldados en el mayor problema que aqueja a la sociedad: la inseguridad. El debate se antoja fuerte pero es propio de un país que se transforma. Agenda estratégica. La CNDH y la UNAM convocan a la Segunda Conferencia Internacional “Seguridad y justicia en democracia: Hacia una política de Estado centrada en los Derechos Humanos” del 26 de febrero al 2 de marzo. https://www.seguridadjusticiaydh.com/