Haz tu denuncia aquí

Aciertos, errores y horrores

OPINIÓN

·
Terminó la precampaña política rumbo a las elecciones federales del 1 de julio y surgió una buena colección de aciertos, errores y horrores que marcarán el inicio y personalidad de cada campaña política. Ricardo Anaya, precandidato de la coalición Por México al Frente, tuvo el acierto de mostrarse como una opción fuerte, joven e inteligente con un constante crecimiento en las encuestas. Su error, aparecer en videos musicales junto con su nuevo amigo Juan Zepeda en un rockerismo que nadie le creyó. Su horror, verlo tocar una guitarrita el tema del movimiento naranja; con estas acciones sembró dudas en torno a su seriedad. Andrés Manuel López Obrador, candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, tuvo el acierto de mantenerse en el primer lugar de preferencias en una clara intención de voto que ya tocó techo. Su error, mostrarse intolerante a las diferencias de clase social, al calificar a sus oponentes como ñoños, pirrurris y fifís. Su horror, los ataques y discriminación en redes sociales por parte de sus seguidores violentos y menos informados. José Antonio Meade, el precandidato de la coalición Todos por México, tuvo el acierto de mostrarse confiable, con experiencia, hombre de trabajo y de familia, lo que le brindó un crecimiento en la intención de voto, pero aún insuficiente para alcanzar el triunfo. Con su “Yo mero” podría lograr la atención de indecisos. Su error, no poder desligarse del Partido Revolucionario Institucional; cuando lograba una buena jornada con buenos mensajes, remataba reuniéndose con personajes del partido tricolor, de esos que nadie quiere, dando al traste con todo lo logrado en ese día. Su horror, sus discursos largos que nadie entiende, cuando debería dar poca in- formación, más clara y contundente. Alejandra Barrales, precandidata de la coalición por la Ciudad de México al Frente, tuvo el acierto de aglutinar los apoyos del perredismo capitalino, lo que la ubican con una gran posibilidad de alcanzar el triunfo gracias al voto duro del sol azteca. Su error, tener un equipo de comunicación que no entiende que su labor es exponer a su candidata, no ocultarla. Su horror, llegar tarde a sus actos de precampaña; en Xochimilco casi se queda sola luego de llegar dos horas y media después. Los precandidatos no desaparecerán durante la intercampaña; podrán dar entrevistas sin hacer propuestas, ni convocar a que voten por ellos. Lo que sí deben hacer es analizar lo logrado durante la precampaña. Que nadie se declare triunfador; la moneda está en el aire. CORAZÓN QUE SÍ SIENTE: El presidente Enrique Peña Nieto regresa a escena. Luego de la precampaña, este lunes entrega un hospital general de zona del Instituto Mexicano del Seguro Social en Nogales, Sonora, con una inversión de mil millones de pesos. Vaya reglas electorales, sólo en las vedas se puede entregar infraestructura a la población. Algo tenemos que cambiar.