Haz tu denuncia aquí

Sobre-viviendo a las fiestas de trabajo

OPINIÓN

·
Seguramente para hoy, 9 de diciembre, ya asististe, aunque sea a una fiesta o reunión de fin de año, y adivino que todavía te quedan otras. Si aparte eres como yo, que trabajo en diferentes empresas, tienes pareja, familia y vida social, te esperan bastantes reuniones más. Y es que, aunque son eventos festivos, unos son por gusto y otros por compromiso. En estos últimos es en donde entran las categorías de cenas de trabajo, de la oficina, de negocios y todo aquello que requiere de ti un comportamiento predeterminado en donde debe haber una logística de por medio para que salgas invicto (a). Aquí te voy a dar unos tips para esas situaciones: PREFIESTA. Pregunta a los organizadores lo siguiente:
  1. Código de vestimenta: Si es formal o casual; es diferente si es comida, cena o brindis. Por favor, no te apenes preguntando todos los detalles del outfit.
  2. Pon esmero en tu arreglo personal: Este es uno de los mayores cumplidos para el anfitrión. Tal vez usa una corbata diferente, un peinado o maquillaje más cargado, el punto es que te veas diferente al resto de los días y que mandes un mensaje de entusiasmo con tu atuendo. ¡Sólo con cautela! Nada muy llamativo, demasiado sexy o incómodo.
  3. Si es con o sin pareja: Si es acompañado, piénsalo bien, pues si es alguien que acabas de conocer no sabes cómo puede funcionar en tu ambiente de trabajo o, si tienes una pareja que no te deja convivir con los demás, puede que ir solo sea la mejor opción.
EN LA FIESTA:
  1. Asiste. No dudes en ir, aunque sea en fin de semana. El presentarte demuestra interés en tus compañeros, en tus superiores y en la empresa. El mínimo para quedarte son 45 minutos. Si en verdad no puedes ir, asegúrate de disculparte con quien organiza y con tus superiores antes del evento. Tampoco seas el último en irte.
  2. El jefe. Ya que asistes a la fiesta, asegúrate que tu superior vea que fuiste. Acércate a saludarlo y, si puedes, platica unos minutos con él.
  3. Socializa. Obviamente tienes ya a tus amigos del trabajo, pero éste es un buen momento para interactuar con personas con quienes normalmente no tienes oportunidad de convivir.
  4. Temas de conversación. Hazlo más personal, no solamente de trabajo, dale un aire más casual. No monopolices las conversaciones, no te la pases hablando de tus logros y de todo lo que has hecho. Aprovecha para conocer y escuchar a tus compañeros.
  5. Cuidado con el alcohol. Es fácil dejarse ir y desinhibirse, pero no olvides que es tu lugar de trabajo, así que aquí la palabra clave es: moderación.
  6. Actitud. Como todo en la vida, la actitud es fundamental. Llega con buena actitud y vete igual, con aire de fiesta, no te quejes, no te pelees, fluye, pero sobre todo, agradece.
 

Por BRENDA JAET