Haz tu denuncia aquí

Otro paso hacia la igualdad sustantiva

OPINIÓN

·
Hace un par de meses escribía en este mismo espacio sobre el empoderamiento de las mujeres. Mi primera iniciativa presentada como Senadora de la República el pasado 6 de septiembre, que reforma la Ley de Instituciones de Crédito para que las Consejeras Independientes de los Consejos de Administración de la Banca de Desarrollo se conformen de manera paritaria y para que cada una de estas instituciones priorice la creación y otorgamiento de herramientas que empoderen a las mujeres, fue aprobada por unanimidad con el apoyo de todas las fracciones del Senado. Este tipo de votación, en este tipo de iniciativa, refleja que en la agenda de todas y de todos, sin importar los colores o intereses políticos, se reconoce la necesidad de emparejar la cancha para que las mujeres compitan en igualdad de circunstancias por oportunidades en la toma de decisiones, en el emprendedurismo y en el financiamiento. A pesar de los esfuerzos que se han hecho en México, tanto en el ámbito público como en el privado, las mujeres seguimos teniendo un espacio limitado en el sector financiero. Hace apenas tres años fui nombrada la primera mujer subsecretaria de Hacienda y Crédito Público en nuestro país; hace menos de un año, Irene Espinosa se convirtió la primera subgobernadora del Banco de México; y hoy, Araceli Pitman es la única mujer integrante independiente de algún Consejo de Administración de las 9 instituciones que conforman la Banca de Desarrollo (Nafin, FOCIR, FND, Bansefi, Banobras, FIRA, SHF, Bancomext y Banjército, esta última donde ella es Consejera Independiente). Me siento con la responsabilidad de legislar para lograr el empoderamiento económico y financiero de las mujeres y por la igualdad de participación en la vida política, económica y social de nuestro país. Por ello, este tipo de iniciativas son trascendentales para que todas las niñas y mujeres mexicanas puedan ejercer sus derechos plenos y puedan participar en igualdad de condiciones en la economía de sus comunidades y del país entero; pero también para que ellas, con su respectiva preparación, talento, experiencia y capacidad, puedan aspirar a posiciones de alta relevancia, liderazgo y capacidad de decisión, sin que les cueste más trabajo o se les desanime por el simple hecho de ser mujeres.  

@vrubiomarquez