Haz tu denuncia aquí

Trump y su estrategia electoral

El Presidente busca asegurar a sus seguidores que hace lo posible para cumplirles

OPINIÓN

·
Treinta y cuatro senadores. A eso se reduce ahora la estrategia política del presidente Donald Trump. De creer a la prensa de EU, mantener la lealtad de esos 34 senadores republicanos significa un seguro contra la posibilidad de una impugnación constitucional como el mantenimiento de una base a partir de la cual buscar la reelección en 2020. En realidad Trump puede contar con más que 34 senadores. Los republicanos tendrán 53 en el Congreso que se inicia en enero y aún si algunos de ellos pudieran "desertar", la cifra de 34 es un tercio más uno de la Cámara alta, los suficientes para negar la posibilidad de un juicio político. Pero eso implica también que ya ahora Trump y sus allegados trabajan, menos en ganar una mayoría en el voto popular, que una mayoría suficiente en el Colegio Electoral estadounidense, que a fin de cuentas es el que determina al ganador de la Presidencia. Trump ganó las elecciones de 2016 en el Colegio Electoral, pese a que perdió el voto popular por más de tres millones de sufragios. Ahora, la estrategia electoral de Trump busca asegurar a sus seguidores que hace todo lo posible para cumplir las promesas que les hizo en la campaña electoral de 2016. Aparentemente no le preocupa ganar adeptos, sino mantener a los que ya tiene, y para ello no vacila en la suspensión de actividades para más de 300 mil empleados del gobierno federal, en el marco de su exigencia para que el Congreso apruebe fondos por cinco mil millones de dólares para una muralla en la frontera con México que no tiene un costo precisado ni utilidad real, pero es una promesa de campaña. Mantener sus promesas electorales lo ha llevado a buscar el alejamiento de los acuerdos políticos, comerciales y militares que por años fueron el eje de la hegemonía internacional estadounidense. El impacto ha sido brutal. Por un lado, las políticas del mandatario han ayudado a acelerar el enfriamiento de una economía que se mantuvo en expansión desde 2008 y para la que se esperaba ya un periodo de baja. Pero la baja ha sido todo menos gentil y en los últimos días los mercados de valores de EU sufrieron caídas considerables –sin precedentes desde 1931 de acuerdo con The Washington Post–, alimentados por preocupaciones sobre la "guerra comercial" con China, las tarifas a importaciones impuestas por el gobierno Trump, su alejamiento de aliados tradicionales como Europa y Japón; sus políticas domésticas en general, de migración a cuidado de la salud, de atención a los militares a política industrial. La reelección en todo caso significaría un segundo periodo consecutivo de régimen "iliberal", no por su conservadurismo o sus inclinaciones derechistas sino por su subversión de la democracia liberal que los Estados Unidos propusieron y propagaron los últimos 200 años. La reelección de Trump –que para 2021 quizá tenga un Congreso totalmente en contra– no es segura ciertamente, pero pese a su actual aislamiento, tampoco su derrota.  

jose.carreno@heraldodemexico.com.mx

@carrenojose1