Haz tu denuncia aquí

AMLO trae el santo de espaldas

Mal comienza la Cuarta Transformación encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador

OPINIÓN

·
Como suele ocurrir en todos los accidentes donde mueren políticos, inmediatamente surge el sospechosismo de la clase política nacional y de la sociedad entera, que cuestiona: ¿accidente o sabotaje? Y en el que murieron la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle la tarde del lunes pasado no pueden ser la excepción; mucho menos cuando el percance ocurrió en un ambiente de crispación política derivado del resultado de la elección estatal del 1 de julio pasado, donde Martha Erika consiguió la victoria, misma que su contrincante, Miguel Barbosa (de Morena) impugnó, y quiso ganarle en tribunales lo que no consiguió en las urnas. Aunado a ello, el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en donde el voto de la magistrada Janine Otálora decidió el asunto en favor de la señora Alonso, provocó que la turbulencia política no sólo en la entidad, sino en el centro del país, aumentara. Hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador pareció tomar partido en el conflicto postelectoral, lo que obviamente contribuyó a la causa. La secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, trató de aplacar los negros pensamientos de la clase política y de la sociedad diciendo que había platicado hace unos días con la gobernadora, y dio a entender que habían “fumado la pipa de la paz”. ¿Tú le crees a Olga? Nosotros tampoco, dicen los suspicaces. También los secretarios de Seguridad Pública y de Comunicaciones y Transportes pretendieron aplacar los demonios, en una conferencia convocada al vapor y mal organizada, pero no lo consiguieron. “No hay en este momento ningún elemento que nos pudiera llevar a concluir alguna causa ajena al funcionamiento del equipo (del helicóptero), si ese fuese el caso, sería informado oportunamente”, dijo Alfonso Durazo. ¡Para qué abre la boca secretario! Apuntan los observadores. ¿Alguien cree que si fue una “causa ajena al funcionamiento del aparato lo van a decir? Como siempre ocurre en estos accidentes (ahí están los casos de Juan Camilo Mouriño, Ramón Martín Huerta, José Francisco Blake Mora, casualmente todos del PAN) desde el Presidente de la República hasta los secretarios de Gobernación, Seguridad Pública, PGR y otras autoridades prometen investigaciones exhaustivas, transparentes, expeditas para determinar las causas. Pero los resultados, que en ocasiones tardan años, nunca convencen a todos. Y en esta ocasión, no va a ser la excepción. Mal comienza la Cuarta Transformación encabezada por el presidente López Obrador, cuando a menos de un mes de su administración, muere una gobernadora y un senador de la República ajenos a su partido político.  

AGENDA PREVIA: La pregunta de los analistas bisoños ahora que se convoquen a nuevas elecciones en Puebla es: ¿Miguel Barbosa tendrá el descaro de presentarse una vez más como candidato? Pues si lo hace sería medio sinvergüenza, comentan algunos. Pero los morenos son capaces de todo. Hagan sus apuestas.