Haz tu denuncia aquí

Incongruencias de la austeridad republicana

Los partidos recibirán sus prerrogativas según el resultado del 1 de julio, pero no sufrirán recortes

OPINIÓN

·
Alcaldes, gobernadores, “campesinos”, burócratas y hasta rectores de universidades pegaron el grito en el cielo por los recortes anunciados al Presupuesto 2019. Algunos de esos gritos hicieron eco en el jefe del Ejecutivo. El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, se vio obligado a corregir. Modificó números y criterios, en casos específicos como el de las universidades, pero a otros ni los vieron ni los escucharon. Lolita hizo de las suyas y agarró parejo. Hubo recortes importantes en diversos sectores. En contraste, a los partidos políticos la austeridad republicana les hizo lo que el viento a Juárez. No sufrieron recorte alguno producto de la austeridad. Obtendrán las prerrogativas que les corresponden de acuerdo con la votación alcanzada en las elecciones pasadas. Su dinero lo recibirán como Dios manda. Con base en el acuerdo aprobado por el Consejo General del INE, la bolsa para los siete partidos con registro a nivel nacional será de 4 mil 965 millones de pesos en 2019. Pero la sorpresa de todo es que el partido ganador será Morena, con mil 567 millones de pesos, 918 millones más de lo que recibió en 2018; es decir, un 121% adicional para 2019. En su momento, el presidente Andrés Manuel dijo que no aceptarán la totalidad de los recursos. Cosa que no se ha definido ni por él ni por la dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky. No sólo eso, Morena presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa para reducir 50% el financiamiento a los partidos, pero todo mundo se hizo ojo de hormiga. La iniciativa se quedó en la congeladora legislativa. Eso quiere decir que mientras Hacienda y los partidos se hagan como el Tío Lolo, eso de la austeridad será palabra muerta y dejará un muy mal sabor de boca, porque los responsables de predicar con el ejemplo son los primeros en hacerse como que la Virgen les habla. Con base en los anexos que se dieron a conocer en las últimas horas, hay serias incongruencias en el Presupuesto. Los recursos que se le otorgarían a algunas instituciones y programas para el ejercicio fiscal 2019, comparado con el de los partidos políticos, dejan mucho que desear. Por ejemplo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación recibirá 4 mil 657 millones de pesos, 308 millones menos que el financiamiento a partidos. La Comisión Nacional de Derechos Humanos tendrá mil 809 millones, 2.5 veces menos de lo que recibirán los partidos. Al Programa para la Reconstrucción de la Ciudad de México se destinarán 5 mil millones, 35 millones más que el financiamiento a partidos. Ejemplos como estos sobran, lo que queda claro es que eso de la austeridad republicana nos queda a deber mucho en el primer presupuesto de la 4T. Hasta el cierre de esta columna, no se había aprobado el Presupuesto 2019, pero circularon borradores en los que se establecía un presupuesto de 16 mil 313 millones de pesos para el Instituto Nacional Electoral. De ese total, 11 mil 347 millones corresponden al presupuesto para la operación del Instituto y 4 mil 965 millones para partidos políticos. Se trata de una cifra que sigue siendo onerosa para los mexicanos y, si nos ceñimos a los resultados, con muy pocos o nulos beneficios para el país. La ciudadanía se los hizo saber a los políticos en las elecciones del 1 de julio pasado y los resultados están a la vista de todos.  

...

Este espacio se toma unos días de inmerecidas vacaciones. Nos leemos nuevamente el 7 de enero ¡Felices fiestas!  

...

Y como dice el filósofo Nomeacuerdo: “En los tiempos de crisis internas, los hombres de buena voluntad y generosidad deben ser capaces de festejar sin que importe la política o la religión”.  

alfredo.gonzalez@heraldodemexico.com.mx

@alfredolez