Haz tu denuncia aquí

Presidente de México ¿y de los mexicanos?

Intelectuales, empresarios, ciudadanos y políticos están siendo agraviados por políticas de la Cuarta Transformación

OPINIÓN

·
Su perfecta némesis empezaron a incubar el casi Presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador, y su grupo político, con cada acción que emprenden para instaurar, lo más rápido posible, su régimen a modo para mantenerse en el poder. Si bien López Obrador tuvo la gran virtud de construir desde las bases (hogares, barrios, comunidades y pueblos) un partido que al mismo tiempo es un movimiento, sus constantes ninguneos a quienes no comparten sus políticas, está gestando otro movimiento, pero en sentido contrario: son sus agraviados, que, tarde o temprano, arrojará líderes que se empoderarán con las contradicciones de la Cuarta Transformación. Por ejemplo: a funcionarios del servicio exterior, burocracia especializada de todas las dependencias del gobierno, les bajó el sueldo; a empresarios e inversionistas del NAIM les canceló la obra con 30 por ciento de avance; ha ignorado a 500 ONG que le piden cancelar la creación de la Guardia Nacional; lo mismo a decenas de intelectuales (algunos de los cuales lo han apoyado férreamente durante años), a quienes tachó de “abajofirmantes” por pedir que el Tren Maya no se realice hasta que haya estudios serios de impacto ambiental. También a los gobernadores, que nada cómodos están con los súper delegados que les pondrán en sus entidades para operar los programas sociales; a los cineastas intentaron cortarles 30% de los apoyos; a las universidades, restarles 32% de su presupuesto; a los comisionados de la autónoma Comisión Reguladora de Energía los presionan para que renuncien; a los 36 mil elementos de la Policía Federal, que quieren desaparecer; al INE, que no toman en cuenta para sus consultas. Y a la gente de a pie que marchó contra la cancelación del NAIM los tachó de fifís y les recetó una nueva consulta. Sin contar, por supuesto, con el PRI, el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, a los que tiene ignorados, y ni una reunión ha tenido con ellos. Son toda una base social políticamente activa, pero ningún mensaje inclusivo ha dado López Obrador para ellos, tan mexicanos como los 30 millones que votaron por su proyecto (10 millones de ellos son priistas). Al contrario, para ellos dedican las etiquetas de fifí, mafia del poder, conservadores, señoritingos, retrógradas…; los tiene con la espina clavada. López Obrador debe ser el primero en anticiparse a esto y desactivar con políticas inclusivas esa bomba de tiempo. Porque el próximo sábado ya será presidente de México, y a partir de ahí sabremos si también quiere ser presidente de los mexicanos.  

...

EN EL VISOR: Despuntan los liderazgos que buscan ser contrapeso al gobierno de López Obrador, quien se perfila para ocupar todos los espacios de poder. En los círculos políticos ubican a cuatro gobernadores: Enrique Alfaro, de Jalisco; Alejandro Moreno Cárdenas, de Campeche; Francisco Domínguez, de Querétaro; y Diego Sinhue, de Guanajuato.

 

raymundo.sanchez@heraldodemexico.com.mx

@r_sanchezp