Haz tu denuncia aquí

EPN, mea culpa y reclamo

Uno de los pecados de Peña Nieto fue privilegiar la lealtad de sus colaboradores antes que sus capacidades

OPINIÓN

·
La cita fue a las cuatro de la tarde en la Residencia Oficial de Los Pinos. Fue la última comida que ofreció el todavía Presidente a quienes formaron parte del gabinete legal y ampliado durante su sexenio. Ya se ha escrito sobre los asistentes y los ausentes. De lo que no se ha hablado es del mensaje central en el discurso de Peña Nieto: fallamos en la comunicación. El ambiente oscilaba entre la nostalgia y la catarsis. Hubo quienes lo interpretaron como un ejercicio para lamerse las heridas abiertas por el desprecio de un pueblo decepcionado. A las 16:30 comenzó la comida con el discurso de Peña Nieto. Una hora en la que trató de resumir los logros de seis años, donde era inevitable la autocrítica y no faltaron los reproches. En su óptica, se hicieron muchas cosas buenas. El Pacto por México, las Reformas Estructurales, obras de infraestructura, generación de empleos, estabilidad económica. También cometimos errores, reconoció Peña Nieto. “La Casa Blanca sin duda fue un error”, dijo. Y reprochó el silencio de sus colaboradores en medio de la crisis. “Yo expuse a mi esposa”, reclamó, mientras Angélica Rivera de Peña escuchaba atenta. Fueron al menos unas cinco veces las que repitió: “Fallamos en comunicar lo que hicimos bien”. Yo agregaría que al pésimo trabajo de comunicación hay que sumar una igualmente torpe e inefectiva operación política. Ni los responsables de Comunicación de la Presidencia, ni los operadores políticos fueron capaces de evitar, controlar o revertir todas las percepciones negativas que se generaron durante los seis años. Que si Peña Nieto era ignorante; que si era incapaz; que si era mujeriego; que si era fatuo; que si era indolente; que si era timorato; que si era corrupto. La Casa Blanca, Ayotzinapa, Tlatlaya, el Tren México-Querétaro, el Tren México-Toluca, el aeropuerto de Texcoco, la visita de Trump. ¡Fallaron en todas! Uno de los pecados de Peña Nieto fue privilegiar la lealtad de sus colaboradores antes que sus capacidades. Al final, la historia lo juzgará.  

...

BON APPÉTIT: Nadie duda en el PAN de la mezquindad e incapacidad de su expresidente y actual senador, Damian Zepeda. Este fracasado candidato a presidente municipal de su natal Hermosillo, quien si mayor trayectoria escaló posiciones en el equipo anayista, no se resigna a quedar fuera del reflector. A través de un video está tratando de reventar la recién lograda unidad en la bancada panista en el Senado. Asegura que la designación de Rafael Moreno Valle como coordinador fue un “grave error” y lo acusa de “prácticas antidemocráticas”. ¿Damián Zepeda -impuesto como presidente del PAN por Ricardo Anaya-, quien luego dejó a otro títere al frente del partido para protestar como senador, y quién se autonombró coordinador de la bancada, tiene autoridad mortal para hablar de “prácticas antidemocráticas”?

 

cachoperiodista@gmail.com

@cachoperiodista