Haz tu denuncia aquí

La realidad: el problema de los republicanos

Crecen los votantes hispanos, asiáticos y afroestadounidenses que se sienten rechazados por el partido de Trump

OPINIÓN

·
Bajo una presión demográfica creciente, los republicanos del presidente Donald Trump parecen determinados a mantener una estrategia político-electoral basada en un grupo en disminución en Estados Unidos: el de los hombres blancos de clase media y baja. Las elecciones del 6 de noviembre fueron una derrota para los republicanos, mayor incluso que lo apuntado por los resultados iniciales. Hasta la mañana del martes, los demócratas habían acumulado 32 nuevas curules en la Cámara baja y estaban en camino de lograr al menos cuatro más en recuentos aún en desarrollo. La anunciada victoria de Kirsten Sinema en Arizona le dio a los demócratas un escaño que había sido republicano desde 1976. Paralelamente, ganaron siete gubernaturas y la mayoría en ocho legislaturas estatales. De acuerdo con los análisis actuales, sólo ganaron claramente entre los hombres blancos enojados, un grupo demográfico que les dio la victoria en 2016 pero disminuye sus porcentajes a medida que aumenta la participación de mujeres y minorías, en cumplimiento de tendencias demográficas ya largamente conocidas y en desarrollo. De hecho, su único punto de optimismo esta en haber retenido el apoyo de la población, mayoritariamente conservadora blanca, de estados rurales, lo que gracias a las características del Colegio Electoral les ofrece aún la posibilidad de ganar la Presidencia en 2020. Pero en los comicios presidenciales de 2016 los republicanos perdieron el voto popular por tres millones de votos; en los de 2018, por cuatro millones. En lo práctico, los republicanos perdieron incluso entre grupos tradicionalmente suyos, como los suburbios. La primera reacción de Trump ante la derrota fue culpar a los sistemas electorales de los estados y denunciar posibles irregularidades, como votantes inelegibles o ilegales. Pero la realidad es que hay un creciente número de votantes hispanos, asiáticos y afroestadounidenses que se sienten rechazados por los republicanos y de ninguna forma atraídos por la retórica de Trump. Asimismo, jóvenes y mujeres blancas con educación votaron contra los republicanos. Una de las primeras reacciones de Trump y sus seguidores ha sido atacar a los sistemas electorales de estados donde los resultados fueron particularmente estrechos o hay recuentos, como Florida, donde la ley ordena recuentos cuando la diferencia es menor a 0.5 por ciento de los votos emitidos, como pasa con la gubernatura, un escaño en el Senado y el puesto de Comisionado de Agricultura. Pero aún si ganaran todos esos desafíos los republicanos seguirán condenados a la larga: las protecciones demográficas indican que para 2045, los blancos constituirán la principal minoría en una nación donde el conjunto de otros grupos étnicos será de 50.5 por ciento. Para Trump y los republicanos la alternativa está en buscar como atraer a los grupos étnicos o formas de mantener el control con una base de votantes cada vez menor.

JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX

@CARRENOJOSE1