Haz tu denuncia aquí

El presidente más caro de la historia

Lo que dice un futuro gobierno con mayoría en las dos cámaras provoca desconfianza

OPINIÓN

·
No hay duda de que el presidente más caro para México fue Santa Anna que regaló en el siglo antepasado 50 por cierto del territorio nacional, pero los presidentes más caros en la época moderna han sido López Portillo por la nacionalización de la banca y Zedillo por el error de diciembre que provocó el Fobaproa. López Obrador no pinta mal y va para ser el presidente más caro después de Santa Anna, en sólo cinco meses de Presidente electo le ha costado al país más de 700 mil millones de pesos, 350 mil millones por la devaluación del peso y 350 mil millones por la caída de la bolsa. Si a esto le agregamos el costo de la cancelación del aeropuerto por 150 mil millones de pesos, el costo que va a tener de la desconcentración del gobierno federal por 125 mil millones y el costo por la ineficiencia que se producirá con la salida de funcionarios con experiencia por la baja de salarios el costo total rebasará el billón de pesos, 1,000,000,000,000. En ocasiones, la ineptitud es más cara que la corrupción y esto es lo que le está pasando a López Obrador y a su equipo aún antes de tomar posesión como presidente. No creo que con la sola voluntad de López Obrador se vaya a lograr un gobierno honesto tanto por los bajos salarios que va a pagar como porque hay mucha gente en su equipo cercano que tiene antecedentes de corrupción. De lo que sí estoy convencido es que la ineptitud, urgencia y deseo de revancha que han mostrado varios de sus futuros funcionarios le va a acostar aún más al país. No es lo mismo ser oposición a tener mayoría en las cámaras, lo que dice un partido de oposición molesta pero no afecta la confianza de los mercados, en cambio lo que dice un futuro gobierno que ya tiene la mayoría en las cámaras, provoca una desconfianza que va a ser difícil recuperar. No veo cómo el próximo gobierno pueda revertir la confianza perdida que ha puesto en alerta a los mercados y a los inversionistas, mucho va a depender del proyecto de Presupuesto y Ley de Ingresos que envíe al Congreso y de su discurso de toma de posesión. Muchos seguimos sin entender todavía por qué paró la obra del aeropuerto de Texcoco por un proyecto de Santa Lucía que no es compatible con el aeropuerto actual, según la empresa más sería a nivel mundial para estudios de tráfico aéreo. La descalificación a Mitre por Riobóo, un contratista amigo de López Obrador, provocará una respuesta no sólo de Mitre, sino de otras instituciones especializadas en tráfico aéreo que va a obligar a revisar la decisión de Santa Lucía. Revertir esta decisión puede ayudar a recuperar la confianza, y congelar por ahora la iniciativa de eliminar las comisiones de los bancos. El problema de López Obrador y su equipo es que son muy necios y no aceptan razones, creen que la crisis financiera es sólo una bola de humo que quedará atrás en pocos días. La confianza se gana poco a poco y tarda mucho en lograrse, pero se pierde en unos pocos minutos como ya está pasando. No se dan cuenta de que el sector privado y los inversionistas no se enfrentan para pelear, sino sólo se retiran.  

DEMETRIO SODI

COLABORADOR

@TWITTER