Haz tu denuncia aquí

Lo que quieren Monreal y AMLO

¿Por qué antes de anunciar su cuestionada iniciativa, no escuchó a los dueños de las instituciones financieras?

OPINIÓN

·
Qué bueno, dicen los banqueros, que el senador Ricardo Monreal haya aclarado el viernes pasado –un día después del madrazo que sufrió la Bolsa Mexicana de Valores por su anuncio de reducir y cancelar algunas comisiones que cobran los bancos comerciales a todos sus clientes- que no van a precipitar la aprobación de la iniciativa de la nueva Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros. Qué bueno que haya prometido escuchar a todos los financieros y económicos; y decirles que “no deben ponerse nerviosos” por la Cuarta Transformación; que no van a avasallar a nadie. Mucho menos a cometer suicidios, errores, ni asumir actitudes que lesionen el progreso, la economía… Qué bueno que vaya a escuchar la opinión de los dueños del billete, acotan los observadores políticos, porque después del viernes, muchos de ellos empezaron a hacer conjeturas de todo tipo, entre las que destaca la siguiente: el estilo personal de gobernar de López Obrador podría superar al de José López Portillo, quien empezó su sexenio agarrando a madrazos a los empresarios de todos los sectores y terminó su administración expropiando los bancos y dándole en la madre al país. Qué bueno que Andrés Manuel haya dicho que respeta lo que hagan sus legisladores, y reiterado que en los tres primeros años de su gobierno su política será la de no modificar el marco legal con relación al funcionamiento de los bancos y de las instituciones financieras (del cuarto al sexto año todo puede pasar, acotan los catastrofistas). Pero entonces, hay que preguntarle a Monreal: ¿Por qué antes de anunciar su cuestionada iniciativa, no escuchó la opinión de los dueños de las instituciones financieras? Si lo hubiera hecho, podría haber evitado las enormes pérdidas que sufrieron las acciones de los bancos y de otros papeles que cotizan en la bolsa, y no hubiera provocado pánico entre los inversionistas. Tal vez no los consultó porque su estrategia es primero agarrarlos a madrazos y después escucharlos. Lo que nadie se atreve a decir, es que Ricardo no va a negociar con los ricardos de los bancos el asunto de las comisiones, sino algo más importante: Que reduzcan las tasas de interés usura que cobran por los créditos, que en varios casos rebasan el 50% anual. Ése es el verdadero negocio de los bancos, el que les ha dejado en el último lustro utilidades superiores a los 100 mil millones de pesos cada año. Es absurdo que, por los ahorros de la población, las instituciones financieras no paguen ni 10% al año, y les cobren cinco veces más por los créditos al consumo. Y ni modo que AMLO no lo apoye, verdad. Así, que el mensaje de Ricardo Monreal y de su grupo parlamentario cuando se reúna con los representantes de las instituciones financieras podría ser: ¡o bajan los intereses, o les vamos a bajar otra cosa! Primero muertos que entregar el tesorito que nos regaló el señor licenciado don Carlos Salinas de Gortari, cuando hace casi 30 años dijo: ¡Fórmense muchachos que vamos a repartir los bancos! Responden los dueños, la mayoría de ellos extranjeros, de los bancos que operan en México.  

LUISAGENDA@HOTMAIL.COM

@LUISSOTOAGENDA