Haz tu denuncia aquí

El juego del año y el que pudo ser

El próximo lunes por la noche Jefes y Carneros ofrecerán un duelo, que podría ser el previo del Super bowl

OPINIÓN

·
Es oficial, el partido del próximo lunes por la noche en el Estadio Azteca entre Jefes y Carneros de es el juego del año de la NFL, y posiblemente un previo del Super Bowl LIII. Ambos poseen marca de 9-1 y encabezan sus respectivas conferencias, Kansas City la Americana con juego y medio de ventaja sobre Cargadores; y Los Ángeles en la Nacional, medio juego por delante de los Santos de Nueva Orleans, que ha ligado ocho triunfos de forma consecutiva. Veremos en el Estadio Azteca a dos de las estrellas jóvenes de la liga, el quarterback de los Jefes Pat Mahomes, que en su segundo año y primero como titular, ha roto la marca de pases de touchdown de la franquicia con 31 y que le pertenecía a Lenny Dawson desde 1964. Del otro lado tendremos al corredor Todd Gurley, que se convirtió en el cuarto jugador con por lo menos una anotación en cada uno de los primeros 10 partidos de su equipo en una campaña, uniéndose a O. J. Simpson, que lo consiguió en 1975, Lenny Moore, en 1964, y a Elroy Piernas Locas Hirsch, en 1951. Los tres son miembros del Salón de la Fama. El juego del próximo lunes será el undécimo encuentro que la NFL efectúe en nuestro país, décimo en la Ciudad de México, noveno en el Coloso de Santa Úrsula, y cuarto de campaña regular. Pero pudo haber uno más. En 1968, la NFL buscaba expandir sus horizontes y 10 equipos mostraron interés por jugar un partido de pretemporada en México. Los elegidos fueron Filadelfia y Detroit, que fungiría como local, para enfrentarse el domingo 11 de agosto en el Estadio Azteca. El partido sería transmitido por la cadena CBS que había enviado una Unidad de Control Remoto con seis cámaras, y a mitad de semana se habían vendido 70 mil boletos, con un costo de cinco pesos en admisión general. Sin embargo también eran tiempos difíciles, debido a las manifestaciones estudiantiles y a la represión gubernamental. El jueves previo al encuentro, en lo que lucía como una conferencia de prensa de rutina, el promotor del encuentro, Jim Oliver, dijo sin más: “el partido se cancela por motivos de fuerza mayor”. Se señaló que el gobierno temía que algo ocurriera al concentrarse en un sitio más de 100 mil personas. Aguilas y Leones, que viajarían a México al día siguiente, se vieron en la disyuntiva de encontrar una sede para ese mismo fin de semana. Con el Estadio Tigre ocupado por un partido de beisbol, se enfrentaron en el Franklin Field, la casa de Filadelfia de aquel tiempo. Detroit ganó 20-3, y Norm Snead, quarterback de las Aguilas, se fracturó una pierna en le primera jugada. Diez años después, Filadelfia jugaría en México, el 5 de agosto de 1978 en el Estadio de la Ciudad de los Deportes ante Nueva Orleans, en la presentación de la NFL en nuestro país. @ENRIQUEBURAK