Haz tu denuncia aquí

Entre enemigos del pueblo y fifís

AMLO está por comenzar su mandato; es necesario reflexionar sobre las etiquetas y la polarización social

OPINIÓN

·
La polarización siempre tiene como sustento la creación y definición de bandos, para dividir es necesario etiquetar. Desde el poder se define quiénes son buenos y malos, ya situados ahí, se hacen públicas las descalificaciones para asignar a quienes opinan diferente la categoría de enemigos, irresponsables, paleros, malas personas, vendidos, mentirosos, fifís y un largo etcétera. En días recientes, dio la vuelta al mundo el fragmento de video en el que se registró el intercambio entre el Presidente de los EU y Jim Acosta, periodista de CNN asignado a la fuente de la Casa Blanca. A estas alturas no sorprenden las barbaridades de Trump, su ignorancia y desprecio por el periodismo que le es incómodo, sin embargo, es muy grave que ante la falta de argumentos para defender un punto de vista, se asignen etiquetas cómo “eres maleducado y una mala persona” o se califique como “enemigo del pueblo” a un periodista que en medio de una conferencia de prensa hace preguntas a un Presidente intolerante que, en respuesta a los cuestionamientos, ordenó sentar, callar y entregar el micrófono a su interlocutor. El berrinche de Trump, inmerso en un contexto de cólera, propició como represalia el retiro de la acreditación a Acosta, que no cubrirá más la fuente presidencial. CNN calificó con razón este hecho como una amenaza a la democracia. Volteando hacia el contexto interno, y cuando el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador está por comenzar el ejercicio de su mandato, es necesario reflexionar nuevamente sobre las etiquetas y la polarización social. Gran reto tiene ante sí, Jesús Ramírez Cuevas, próximo vocero presidencial, para establecer una política de comunicación que evite las etiquetas, muestre apertura y sana tolerancia a la crítica para ayudar al Presidente a contener sus calificativos hacia la prensa que no le es cómoda y llama fifí. Tendrá necesariamente que coordinar a los integrantes del gabinete para no generar declaraciones contradictorias, hacer entender a los personajes más protagónicos del primer círculo que la irresponsabilidad al hablar ante los medios puede, en minutos, generarle una crisis al país. En la etapa de transición han sido muchos los dislates mediáticos de personajes cercanos al Presidente electo y de él mismo . Contradicciones, calificativos, amagos, malas lecturas del contexto y el fallido sentido de oportunidad para hacer declaraciones en un marco generalizado de soberbia. Les urgen sesiones intensas de entrenamiento de medios, todavía hay tiempo antes del 1 de diciembre. EDICTOS Una verdadera democracia se mide por el nivel de respeto a la libertad de expresión. Hoy miles de ciudadanos salen a las calles de la CDMX para mostrar su disenso respecto a las decisiones del aeropuerto; gran oportunidad tendrá el nuevo gobierno para escuchar y dejar a un lado las etiquetas que hacen germinar la intolerancia, de esa ya tenemos bastante. Hasta el jueves.