Haz tu denuncia aquí

José Luis Camacho Acevedo: Peligrosa indefinición sobre el NAIM

¿Consulta y encuesta para decidir el lugar para la construcción del NAIM son la solución? ¿Y si los resultados al final no coinciden? Los enfrentamientos internos entre la gente cercana a AMLO están resultando ya muy delicados y necesitan ser desactivados La peculiar manera que tiene AMLO de atajar a sus críticos de oficio ya se convirtió en modo aceptado de comunicación social

OPINIÓN

·
Cualquiera de las dos opciones que se elija, en caso de que no funcione, tendrá un efecto negativo en el corto plazo para AMLO, y será una primera merma en el gran capital político con el que llegará al poder. Pero en el largo plazo, lo que ocurra con el funcionamiento del NAIM ya será una cuenta total en el activo del bono democrático de AMLO. La razón: el NAIM es una obra que México requiere, por ello, que se construya en un lugar equivocado y se convierta eventualmente en un dolor de cabeza para usuarios y operadores, será un evento negativo que se cargará a la cuenta del ya Presidente en funciones. La nueva administración quiere aminorar el costo de la decisión con una consulta ciudadana y una encuesta. ¡Pero que necesidad de complicar las cosas!, es decir, los resultados pueden salir contrarios entre un método y otro, y eso sí que sería un problema. Revisar los contratos ya asignados para la obra en Texcoco es la carta bajo la manga que trae el lopezobradorismo. En esa revisión se podrían revelar los muy probables vínculos entre los constructores y el actual titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza. La revelación le abriría a Ruiz Esparza un socavón más grande que el del Paso Exprés. Sería el primer ajuste de cuentas de AMLO con el peñismo corrupto.   MONREAL Y BATRES, DUELO ADELANTADO
  • Los enfrentamientos internos entre la gente cercana a AMLO están resultando ya muy delicados y necesitan ser desactivados
  Flaco favor le hacen al Presidente electo Martí Batres y Ricardo Monreal con sus soterrados desacuerdos, los que son cada vez más evidentes y que prefiguran una muy madrugadora lucha por la sucesión presidencial del lejano 2024. Una disputa absurda, ¡porque ni siquiera ha tomado posesión AMLO! El líder de la bancada de Morena en el Senado, Monreal, ya trabaja en su candidatura, cuidando cada movimiento de forma estratégica para su beneficio, que no siempre es beneficio de Morena. Por su parte, el presidente de la Mesa Directiva, Batres, mueve sus hilos para apoyar una posible candidatura presidencial de Claudia Sheinbaum, a quien abiertamente aspira suceder. Se trata de anhelos personales basados en sus ambiciones de poder. Se les olvida a estos madrugadores precandidatos la premisa de su líder, Andrés Manuel, quien en innumerables ocasiones ha destacado que su movimiento busca el bien común, y que por lo tanto no deben distraerse pensando en futuros políticos lejanos. Así que más les valdría guardar en el fondo de un cajón sus pretensiones y esperar, pues el sexenio aún no ha comenzado y resulta una imprudencia y un exceso pensar en la sucesión.   AMLO CHOCA CONTRA LA PRENSA “FIFÍ”
  • La peculiar manera que tiene AMLO de atajar a sus críticos de oficio ya se convirtió en modo aceptado de comunicación social
  Andrés Manuel López Obrador tachó al Reforma de ser un medio “opositor” a su proyecto, luego de que el rotativo destacara las críticas del próximo gabinete a la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco. Según López Obrador, ese diario “ha mentido en ocho columnas”, cuando se trata de su movimiento, por lo que tenía duda de que en verdad sus colaboradores hayan criticado el llamado NAIM. Responde con ironía bien recibida por el respetable a las afrentas más fuertes, como cuando el diario publicó una nota en donde se revelaba que Morena supuestamente gastó 58 mdp para la impresión del periódico oficial del partido, Regeneración. En aquella ocasión la información resulto inexacta, pero el periódico no rectificó, hecho que hizo reaccionar con velocidad a AMLO, quien en Twitter le señaló a Reforma que en “su código de ética no importa la verdad, sino los intereses y la ideología que representan”. Habrá que analizar la propuesta que trae bajo el brazo el próximo coordinador de Comunicación Social del gobierno federal, Jesús Ramírez, quien sin duda tendrá una labor titánica a partir del 1 de diciembre. Él será uno de los hombres clave dentro de la nueva administración y sabe enviar los mensajes correctos.