Haz tu denuncia aquí

Trump: el factor electoral de 2018

Los demócratas necesitan ganar 23 escaños para conquistar la mayoría en la Cámara baja

OPINIÓN

·
El presidente Donald Trump está lanzado ahora en la campaña electoral como si lo que estuviera en juego fuera su propia elección. Formalmente, en las elecciones de medio término lo que esta sobre la mesa es el control de las dos cámaras del Congreso, que los republicanos luchan por conservar frente a unos demócratas empoderados por la estancada popularidad del mandatario y su controversial estilo de gobierno. De hecho, durante semanas se ha hablado de una "marejada azul" que llevaría a los opositores demócratas a una mayoría en por lo menos la Cámara de representantes. Pero algunos, incluso el senador Bernie Sanders, han comenzado a expresar sus dudas... Los demócratas necesitan ganar 23 escaños para conquistar la mayoría en la Cámara baja y de acuerdo con los cálculos mas recientes pueden ganar entre 20 y 35. En el Senado la historia es más difícil por sus características. Por lo pronto, una de las campañas más observadas es la que desarrolla en Texas el diputado demócrata Beto O'Rourke en su intento de evitar la reelección del republicano Ted Cruz. Se trata de una de las campañas más caras en la historia del Senado estadounidense. Pero en el peor caso posible, los demócratas pueden incluso perder hasta cuatro escaños senatoriales. Así, Trump está empeñado en una febril actividad para excitar a sus votantes, y aprovecha temas como la caravana de migrantes hondureños que atraviesa México para evocar sentimientos de xenofobia y el miedo al terrorismo. Esas consideraciones tuvieron éxito en la campaña electoral de 2016 y ahora son un llamado a por lo menos un sector importante de los republicanos. Las elecciones del seis de noviembre son tanto acerca del control legislativo como sobre la suerte del gobierno de Trump, que en cualquier caso podría ver entorpecida su agenda y aún hallarse sujeto a juicios de impugnación. Parte de la campaña de Trump está motivada por un hecho simple: la importancia de la asistencia a urnas. De acuerdo al menos con la publicación especializada politico.com, en sus numerosos mitines Trump hace notar que al votar en noviembre "votarán por mí". Tradicionalmente las elecciones de medio término son de menor votación que las presidenciales: estas logran en promedio la asistencia de 60 por ciento de los registrados, y aquellas de 40 por ciento de la votación. En ese sentido, si Trump logra que la mayoría de los votantes republicanos sus leales vote el 6 de noviembre, daría un enorme impulso a que su partido conserve al menos el Senado. La popularidad de Trump es de poco menos de 40 por ciento, basada sobre todo en hombres blancos maduros de las clases media y baja, que tal vez sean suficientes para retener la mayoría legislativa. Una victoria republicana sería en realidad un triunfo de Trump, y hay certidumbre que no permitirá que eso se olvide.  

JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX

@CARRENOJOSE1