Haz tu denuncia aquí

El TLCAN... un poco más

McConnell no quiso provocar señalamientos sobre la aprobación forzada del acuerdo internacional

OPINIÓN

·
La postergación del voto senatorial estadounidense para la aprobación del nuevo convenio comercial Estados Unidos-México-Canadá es un considerable revés político para el presidente Donald Trump, y plantea un futuro incierto para el acuerdo. Calificado indistintamente como "TLCAN 0.8" porque para muchos es un retroceso respecto al TLCAN todavía en vigencia y que por lo pronto, pasa a ser lo que en Estados Unidos se define como "NAFTA zombie". Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, citó problemas para cumplir con los procesos legislativos de la Cámara alta en los menos de 30 días hábiles que faltan para que el actual Congreso finalice su periodo. Pero McConnell es un viejo zorro de la política y uno capaz de leer con considerable precisión la actual situación, de cara a las elecciones legislativas del 6 de noviembre próximo. Y esa situación no es buena para los republicanos, especialmente en la Cámara baja, donde se espera incluso que pierdan la mayoría. Ciertamente hay otras votaciones que complicarán la vida del actual Senado en sus últimos días de periodo en noviembre y diciembre, incluso presupuestos para el campo y leyes para pagar por el funcionamiento gubernamental, que Trump amenazó con vetar si no incluye financiamiento para su muralla fronteriza. El Senado parece a salvo para los republicanos, pero no esta exento de sorpresas y McConnell no quiere arriesgar; después de todo, los legisladores estadounidenses habitualmente se preocupan por la reelección, y luego por el partido y el Presidente, aunque hay una parte de la bancada republicana que siente tener una deuda política con la elección del mandatario. En ese sentido, parecería obvio que McConnell no quiso forzar un voto y provocar señalamientos sobre la aprobación forzada de un acuerdo internacional del tamaño del USMCA, como le dice Trump, en medio de asuntos mas urgentes. Para el mandatario, sin embargo, es un golpe considerable: las últimas semanas se insertó en la campaña electoral legislativa y aseguró que el acuerdo es "el mejor jamás firmado", por las ventajas logradas para Estados Unidos. La posposición de la ratificación legislativa hasta el próximo año abre la posibilidad de que los críticos republicanos y los demócratas busquen concesiones de la Casa Blanca en una, si no las dos Cámaras. Lo que sí, según McConnell, "No hay duda de que esto estará en la parte superior de la agenda" el próximo año. Pero lo importante son los detalles. Por lo pronto da nuevo aliento a los críticos del acuerdo y reabre esperanzas de modificaciones para industrias que como la automotriz que se sienten afectadas por el documento. El acuerdo, de cualquier forma, será firmado el 30 de noviembre en Buenos Aires, durante la "cumbre" del Grupo de los 20, a la que asistirán Trump, el primer ministro Justin Trudeau y el presidente Enrique Peña Nieto en su último acto de gobierno.  

JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX

@CARRENOJOSE1