Haz tu denuncia aquí

La Suprema Corte de EU y Kavanaugh

La forma de pensar de magistrados es determinante y cada vacante ocupa toda la atención del país

OPINIÓN

·
La polémica nominación del juez Brett Kavanaugh puso de relieve el papel de la Suprema Corte de Justicia en la vida pública estadounidense. Es un rol que va mucho más allá de la revisión de decisiones judiciales. La Corte adopta determinaciones que redefinen principios legales y hacen lo que es de hecho una reinterpretación periódica de los principios de la Constitución. Compuesta por nueve jueces (ocho ahora por el retiro del centrista Anthony Kennedy), sus decisiones son inapelables y sientan precedentes que pueden constituirse en determinantes para la conducta de los estadounidenses, desde la libertad de aborto a la libertad de adquirir, poseer y portar armas; se pronuncian lo mismo sobre temas morales que por cuestiones pragmáticas. Ahora, cuatro jueces (John Roberts, Clarence Thomas, Samuel Alito, Neil Gorsuch) son considerados a la derecha y cuatro (Ruth Bader, Elena Kagan, Sonia Sotomayor y Stephen Breyer) al centro o a la izquierda. Kavanaugh rompería el equilibrio en favor de la derecha. En un país donde tarde o temprano todo se refiere a litigios y precedentes legales, la forma de pensar de los magistrados es determinante y cada vacante, cuando se produce, ocupa la atención del país. Después de todo, el balance es decisivo en cuanto a derechos consuetudinarios. En el caso actual, Kavanaugh es considerado como un ultraconservador, cuyos partidarios esperan ayude a reducir la liberalidad en temas como el derecho al aborto, favorece limitar o disminuir regulaciones ambientales, o sobre la igualdad sexual y la responsabilidad empresarial. A cambio, sus críticos señalan sus posiciones como un problema contra avances de mujeres, minorías o derechos consagrados ya por la sociedad. Ambas partes parecen empeñadas ahora en una brutal campaña en la que Kavanaugh tiene el respaldo del presidente Trump y un Senado en el que la mayoría republicana incluye a 5 mujeres, dos hispanos y un afroestadounidense, pero la minoría demócrata a 17 mujeres, tres afroestadounidenses, tres asiático- estadounidenses y dos latinos. La nominación de Kavanaugh tiene otra vertiente: ésa le considera como un "originalista", o sea a favor de tomar decisiones basadas en la "intención original" de los constituyentes, aunque en una aparente contradicción, es partidario del Poder Ejecutivo y de la inmunidad del presidente. Esa opinión habría sido atractiva para Trump, que algunos creen podría enfrentar un cuestionamiento constitucional en el Congreso, pero podría llegar a la Suprema Corte. Las acusaciones sobre supuestas agresiones sexuales durante su juventud fueron un severo golpe a la imagen pública de un jurista que la última década luchó por superar las dudas que dejó el debate sobre su nominación como juez federal de Circuito en 2003. Pero ese debate se refirió a sus conocimientos y su partisanismo; el actual se refiere a su carácter. Su confirmación tendría un impacto por décadas...   JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX @CARRENOJOSE1