Haz tu denuncia aquí

El problema de la inseguridad está…

OPINIÓN

·
Dicen los enterados, que durante la reunión que sostuvo hace un par de días el presidente Enrique Peña Nieto con los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad, éstos le informaron que el panorama de la violencia y la inseguridad en México está como hace diez años lo calificó Gerardo Ruiz Mateos, el inepto secretario de Economía de Felipe Calderón: Cabrón. Por lo anterior, Peña Nieto discutió con su nuevo secretario de Gobernación y el también nuevo titular del CISEN, los detalles de un despliegue de las fuerzas federales en distintas entidades del país, sobre los que ayer informó Alfonso Navarrete Prida. Algo así como una “mini estrategia” para combatir a la delincuencia organizada y desorganizada en zonas urbanas de alto nivel de violencia, como Tijuana, Ciudad Juárez, Los Cabos, La Paz, Colima Chilpancingo, Cancún, Quintana Roo, Coatzacoalcos, Veracruz, y otras.   “Habrá mayor coordinación y un realineamiento de prioridades”, dijo Navarrete Prida, quien precisó que en el despliegue de 5 mil elementos de la fuerza pública no participarán el Ejercito ni la Marina. Confió que con estos operativos disminuyan en el corto plazo los niveles de crecimiento de violencia. Lo que cuestionan los especialistas en la materia y la población que diariamente es víctima de los delincuentes organizados y/o desorganizados, es si esas acciones serán suficientes para detener la ola de violencia, que más bien parece tsunami, y que amenaza no sólo a los municipios donde se implementaron los operativos sino prácticamente a todo el país. La pregunta obligada es: ¿Por qué este tipo de acciones no se implementaron con anterioridad y se permitió que la violencia llegara a niveles alarmantes? Nunca es tarde, dirán otros. Aunque a este sexenio ya nada más le quedan diez meses.   AGENDA PREVIA El pasado lunes se estrenó por Las estrellas de Televisa la nueva temporada de “El Privilegio de Mandar”. A decir de las cifras récord de Nielsen Ibope México, los televidentes disfrutaron en serio de las ocurrencias de los personajes que caracterizaron a Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, entre otros. Ya hacía falta un poco de humor ácido y crítico, luego de los millones de spots con los que los ´partidos políticos han atiborrado al respetable en las precampañas, más otros millones que todavía faltan por difundirse. El programa lo vieron unos 2 millones y medio de televidentes, con lo que éste superó a su competencia en 919%. A dicho programa habrá que agregar el regreso mañana de Joaquín López-Dóriga a la tv con su programa "Si me dicen no vengo", que en su primera etapa fue también exitoso en términos de audiencia, por los debates que armó sobre temas diversos como la portación de armas, la legalización de la mariguana o, los matrimonios igualitarios, entre otros. Además del liderazgo de los noticiarios que conducen Denise Maerker, Carlos Loret, Paola Rojas y Karla Iberia Sánchez, la televisora decidió ampliar su barra de contenidos. Queda claro que la empresa de Emilio Azcárraga va por todo en este año electoral.