Haz tu denuncia aquí

CLUB DE EVA ME DIO HUEVA

OPINIÓN

·

NO ME ATRAPÓ

El jueves y viernes pasado miré de principio a fin Club de Eva. No me atrapó. El recién nacido programa de TV Azteca que es conducido por Anette Cuburu, Verónica del Castillo, Laura G y Esmeralda Ugalde no consiguió retener mi atención como para que hoy o mañana tenga sed de sintonizarlo.

Ninguno de los temas que abordaron me pareció, siquiera, poquito interesante o diferente a lo que presentan los demás programas de su estilo. Y no es que yo quiera que Club de Eva aborde a profundidad lo ocurrido en el Foro Económico Mundial de Davos 2018, pero La vanidad masculina es un tema ya muy sobado y nada novedoso.

Verónica del Castillo y Esmeralda Ugalde tienen que poner más empeño, están aletargadas y soñolientas. Si siguen así no tardan en reemplazarlas por otras que no conduzcan con modorra. Anette Cuburu y Laura G conocen de sobra el ritmo que requiere la televisión, por eso están como peces en el agua. Ojalá en Club de Eva aprovechen más a Martín Farfán. Él lleva años cubriendo para TV Azteca la fuente de espectáculos, pero la televisora del Ajusco solo lo ha traído de un programa para otro como comodín y relleno. Ya es justo que le den una mejor oportunidad, pues ha pagado y de sobra su derecho de piso. Desconozco quién o quiénes tienen a su cargo la coordinación de invitados de Club de Eva, pero es notorio que sí están desquitando el sueldo. Dicen que el programa esta semana tendrá cambios, ¡qué bueno! Si son los correctos conseguirán que Club de Eva no siga estando de hueva.

HIJOS DE LO PEOR

No hay día que Merle Uribe no tenga un sobresalto o disgusto por parte de sus hijos Francisco y Héctor. Los dos salieron como se dice en estos casos ovejas negras. Ambos tienen 33 años y en todo ese tiempo no le han dado satisfacción alguna. Los padres (que en paz descansen) de Merle y la exvedette misma los enviaron a buenos colegios y les dieron lo mejor, pero pese a ello son descarriados. Tan decepcionada está la artista de sus hijos que piensa no incluirlos en su testamento.

LOAS.

Ocupo este espacio para sumarle a las felicitaciones que el viernes pasado recibió Karla Iberia Sánchez. Ese día la periodista develó la réplica en bronce de sus manos. La admiro tanto. Periodista, ella sí.

Gracias por leerme.