Haz tu denuncia aquí

El dinero sucio... se lava en casa

OPINIÓN

·

Superada apenas la resaca de Año Nuevo, México conoció el 3 de enero el reporte más reciente sobre la lucha contra lavado de dinero y, en términos generales, recibió tremendo jalón de orejas.

El Grupo de Acción Financiera, ente intergubernamental creado para establecer los estándares de la lucha contra ese ilícito en el ámbito internacional, concluyó que el blanqueamiento de capitales en nuestro país no es investigado ni perseguido penalmente de manera proactiva y sistemática sino de forma reactiva.

México forma parte del GAFI desde hace 11 años y ni en ésta ni en la primera evaluación, hace ocho años, salió bien librado.

En la más reciente hay 11 resultados inmediatos que miden la efectividad del sistema de prevención de lavado de dinero, y cuatro tipos de calificaciones: alta, sustancial, moderada y baja.

De los 11 en total, México no tuvo ninguna alta. Logró cuatro sustancialescuatro moderadas y tres bajas, un resultado ambivalente con prevalencia en la parte negativa.

Las que salieron bajas fueron aquellas acciones relacionadas con la persecución del lavado como delito: Medidas Preventivas, Decomiso, Investigación y Procesamiento de Lavado.

Supervisión, Personas y estructuras jurídicas, Inteligencia financiera e Investigación y procesamiento de Financiamiento al terrorismo, fueron las que lograron una calificación moderada.

Sin embargo, menciona el reporte que muchas veces se persigue este delito como consecuencia de uno previo y no se persigue por sí solo.

Se reconoce que el sistema financiero tiene un gran conocimiento del tema y existen avances, pero hay pendientes en actividades vulnerables, como en el manejo de casinos, venta de inmuebles, despachos contables y de abogados, así como en el manejo de donativos, entre otros rubros. Y los agentes que participan en esas actividades no son conscientes de su vulnerabilidad.

Eso ha permitido que sigamos siendo un país en donde prevalece el lavado de dinero, actividad ligada al crimen organizado, la corrupción y la evasión fiscal.

La cosa se agrava cuando muchas autoridades se involucran.

De eso habla el reporte: "El nivel de corrupción que afecta a las autoridades de orden público, en particular en el ámbito de los estados, socava su capacidad para investigar y perseguir penalmente los delitos graves”.

Por si fuera poco, “la cantidad de acciones penales y condenas por esos casos es muy baja”.

En respuesta a este nada grato panorama, la Secretaría de Hacienda y la PGR emitieron un comunicado en el que eufemísticamente llaman “áreas de oportunidad” a todos los señalamientos del GAFI.

"Las autoridades manifiestan su compromiso para fortalecer las áreas de oportunidad detectadas, pero sobre todo para continuar salvaguardando el sistema financiero nacional y la supervisión de las actividades vulnerables", así de “contundente” es la respuesta de nuestro gobierno.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!”   Columna anterior: Candidatura de Barrales, en suspenso