Haz tu denuncia aquí

Ciudad motor

OPINIÓN

·
El Autódromo Hermanos Rodríguez volvió a sentir la emoción de un fin de semana de carreras, en un espectacular evento donde el público tuvo la oportunidad de disfrutar una amplia y vistosa gama de coches que compitieron en las distintas categorías de Las 6 Horas de México, que forma parte del Campeonato Mundial de Resistencia. Se calcula una asistencia de más de 40 mil personas, cifra nada despreciable si se considera que la cultura por el deporte motor comienza a adquirir nuevos seguidores en una capital que posee la infraestructura para convertirse en una sede importante a nivel internacional.
La experiencia que supuso para miles de aficionados poder caminar delante de los boxes y estar cerca de los coches y de los pilotos, contribuye a involucrar más a la gente. Sin embargo, es necesario que los patrocinadores mantengan la confianza y apoyen la causa, alentados por el retorno de inversión que se genera para sus marcas. En esta cita deportiva, Brasil brilló a través de los nombres de Bruno Senna y Pietro Fittipaldi, dos pilotos de dinastía. El primero ganó en LMP2 con el coche 31 del equipo Vaillante Rebellion. El sobrino del inolvidable Ayrton alternó en la conducción con Julien Canal y Nico Prost -el hijo del famoso Alain-, en una demostración de garra y determinación que los llevó a la victoria. Por su parte, el mexicano Roberto González, que es uno de los artífices de que la WEC haya venido a México, acabó en la octava posición tras correr en el coche 25 del equipo Manor, que tuvo diversos problemas. El regiomontano se quedó con las ganas de emular la hazaña de su hermano Ricardo, que el año anterior ganó el primer lugar en la LMP2. El otro brasileño triunfador fue Pietro, de la Fórmula V8 3.5., que llevó a Lotus a lo más alto del podio, orgullo para una escudería vinculada a su famoso abuelo, el carismático Emerson, que resultó campeón del mundo en 1972, cuando Colin Chapman era uno de los ingenieros más creativos de la parrilla. Pietro se encamina a ser el campeón de una categoría muy atractiva, en la que también corrió Alfonso Celis, que obtuvo el segundo lugar. El piloto de pruebas de Force India mostró su proyección. El hecho de compaginar su actividad de Fórmula 1 con su actividad en Fórmula V8, lo mantiene muy ocupado y tratando de ser versátil. En esta categoría también tomó parte Diego Menchaca, el otro joven piloto mexicano que buscará conseguir mejores resultados en las dos fechas que todavía faltan por disputarse: Austin y Bahréin, respectivamente. Gérard Neveu, CEO de la WEC, se mostró satisfecho con el gran trabajo realizado y a la espera de que las circunstancias sean favorables para que Las 6 Horas regrese a esta pista.