Haz tu denuncia aquí

Partidos pierden la brújula

OPINIÓN

·
La pregunta que se hacen los observadores políticos objetivos e imparciales es por qué el PRI, PAN, PRD, Morena y los demás partidos esperaron a que un par de sismos devastadores mostraran la pobreza, la desigualdad y otras miserias de cientos de miles de habitantes afectados en los municipios de varios estados y en la Ciudad de México, para que atendieran y entendieran las demandas de la sociedad, que podrían traducirse en unas cuantas palabras: ¡Ya basta! Estamos hasta la madre de los políticos. Durante años, lustros, décadas, los partidos políticos se han gastado cientos de miles de pesos de los contribuyentes, lo mismo para sus “actividades ordinarias” que para “gastos de campaña”, “actividades específicas”, franquicias postales, cochupos, “moches” y engordar su estructura burocrática. Y poco, por no decir que nada, ha recibido cambio la sociedad. ¿Qué huella han dejado los partidos políticos que han gobernado al país, a la capital, a los estados y municipios? Pues la única de la que nos acordamos, es la corrupción. Responde la mayoría de los ciudadanos. Corrupción estructural que brota por todos lados; corrupción mental de diputados federales y locales, senadores, funcionarios de los distintos órdenes de gobiernos… con sus contadas excepciones, claro. Tratando de recuperar lo irrecuperable y de congratularse con esa sociedad lastimada, humillada,  encabronada… los partidos políticos compiten  con propuestas  que le “piratearon a la sociedad, como eliminar el 100 por ciento del financiamiento público a los partidos políticos para siempre (6 mil 700 millones de pesos piensan darles para la elección del  2018); suprimir a los legisladores plurinominales tanto locales como federales (que cuestan a los contribuyentes 11 mil 600 millones de pesos al año).  La Cámara de Diputados reduciría sus integrantes de 500 a 300, el Senado de la República pasaría de 128 a 64 legisladores, además de una reducción de 438 diputados locales por la vía plurinominal. Antes de que todo esto pueda procesarse porque requiere de una reforma constitucional, “fast track”, los dirigentes de algunos partidos proponen darle a los afectados por el sismo una lana de su presupuesto de 2017. El PRI aportaría 258 millones de pesos, el PAN 190, PRD 113, Morena 95, PVEM 84, MC 78, Nueva Alianza 60 y PT 54, dijo ayer el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, no sin antes aclarar que “el pueblo de México hoy demanda que ese recurso se destine de manera directa, inmediata, transparente,  sin burocratismo y sin vínculo partidario alguno al apoyo de la reconstrucción y de las familias damnificadas por los dos sismos que ha sufrido recientemente nuestro país”. ¡La demagogia, pues! Exclama la sociedad. “Ha llegado el momento, por la robustez de la democracia, de quitar completamente el financiamiento público y estar sujetos a las aportaciones de militantes y simpatizantes”, dijo a su vez el “pastor” de los diputados del PRI. ¡No tienes lo que dijo Nelson Vargas! Le gritan millones de habitantes de este país. Pero César “ni los ve, ni los oye”.    Columna anterior: ¡Suelten el billete y ya!