Haz tu denuncia aquí

Tecnología en tiempo de crisis

OPINIÓN

·
Ante una crisis no existe nunca un orden lógico, porque casi nunca estamos preparados para afrontarla. Sin embargo, existen elementos que nos permiten mejorar la comunicación en situaciones de emergencia, y que se personalizan de acuerdo con cada caso. El ejemplo más claro es el uso de la tecnología durante el pasado terremoto que tuvimos en la CDMX y que afectó a estados como Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas. De manera inmediata, gracias a redes sociales como Whatsapp, Twitter y Facebook, minutos después de este siniestro, pudimos localizar a familiares y amigos, identificar las zonas que requerían ayuda inmediata y tener la información oficial de lo que había sucedido. La movilización posterior es una etapa que aún continúa, es la que estamos viviendo; se ha desarrollado tecnología disruptiva para reaccionar frente a la catástrofe: servir de apoyo en la búsqueda de sobrevivientes y desaparecidos, geolocalizar puntos críticos y coordinar la movilización ciudadana para los centros de acopio. La plataforma de Twitter se convirtió en el principal canal de información, a través de fotos, videos y con hashtags como #SismoCDMX #AyudaCiudadana y #Sismo, comenzamos a tener datos precisos de personas heridas, derrumbes y las medidas de prevención necesarias para cuidar de nuestras vidas y las de nuestros seres queridos. Por su parte, la red social Facebook activó al poco tiempo del sismo su función Safety Check y fue la herramienta más usada para reportar la situación de cientos de personas. Google se sumó también de manera rápida, con su localizador de personas earthquake; esta aplicación cuenta con dos botones, uno para buscar personas y el otro para dar información de alguien. También, Google ha activado un mapa donde señala los edificios colapsados, las construcciones en riesgo y los centros de acopio. Para nuestra fortuna, existen también varias aplicaciones para smartphones que alertan sobre temblores. “Myshake” convierte a los celulares en sismógrafos de bolsillo para predecir temblores y alertar antes de que se produzcan. El tiempo de aviso de esta aplicación dependerá de la distancia que haya entre el lugar donde se encuentra el usuario y el epicentro del terremoto. Otras aplicaciones populares son “Earthquake Alert!”, “Earthquake” y “Sky Alert”. Toda esta tecnología disruptiva, que ahora tenemos al alcance de la mano, no estaba disponible durante el terremoto del 85, que con una magnitud de 8.1 en la escala de Richter, devastó la capital, y por ello debemos sentirnos afortunados. Las herramientas tecnológicas están presentes de manera permanente en nuestro día a día para las actividades cotidianas, pero su ayuda, en estos casos de emergencia, es fundamental. Mantengámonos fuertes y unidos, saldremos adelante.   Columna anterior: Cine, una industria del futuro