Volando más alto

Escrito en OPINIÓN el
El lunes por la noche vi a alguien volar. No es que fuera la primera vez, han sido muchas, y no por ello menos impactantes, las ocasiones en las que ante mis ojos una figura se desdoblaba para tomar impulso y finalmente suspenderse en el aire. Sin embargo, mi capacidad de asombro –tan azotada por estas fechas por acontecimientos que nos rodean a todos– despertó de su letargo y me hizo sonreír.
Dayan Téllez, arquera de Toluca, daba una demostración técnica y física de lo que requiere esa posición tan agridulce en el futbol. La LigaMX Femenil le ha devuelto la capacidad de asombro a más de un alma que siente amor y odio por el futbol moderno. El espíritu de las jugadoras, la demostración espíritu deportivo y una genuina sensación de que este proyecto puede y debe crecer, son solamente algunos de los ingredientes que, haciendo un corte de caja a mitad de este torneo, no deben considerarse menores.
Son siete las jornadas que han transcurrido y el aumento de aficionados en los estadios es una primera señal de lo que el torneo puede aportar al deporte nacional. La FIFA felicitó el martes al club León por haber albergado a más de 24 mil almas en un estadio que no es ajeno a las sensaciones del balompié. Con un promedio de goles de 3.5 por partido y una media de 20 años de edad entre las 406 jugadoras registradas, la liga aún tiene un largo trecho por andar, consolidar y corregir.
No, no se trata de repartir estrellas en la frente al pagar una deuda largamente ignorada con un sector fundamental de la sociedad y generar un motor para la independencia laboral, económica y hasta de autonomía física de miles de mujeres que ahora se ilusionan con ser futbolistas, en- trenadoras, directivas, etc. Sin embargo, ya que estamos aquí, toca resaltar algunos puntos. Uno de ellos es que las directivas, cuerpos técnicos y médicos deben tomar con total seriedad este arranque y buscar a toda costa que sea sustentable y un espectáculo digno de ir a ver. A pesar de las grandes jugadas, goles y actuaciones, es fundamental trabajar en la parte física de jóvenes futbolistas que con el paso del tiempo serán mejores, pero que de momento todavía sufren estragos del agotamiento a lo largo del encuentro. Calambres, lesiones y falta de rendimiento los 90 minutos son aspectos clave en el desarrollo de una liga que pretender alimentar a una selección nacional que ya compite contra grandes potencias que llevan años trabajando la capacidad física de futbolistas de élite. Quiero ver más vuelos, que nos devuelvan la capacidad de asombro y que nos enseñen que no hace falta heredar arcaicos modelos enquistados en el andamiaje del futbol y el deporte nacional.
Columna anterior: Por las que no abandonaron