Haz tu denuncia aquí

Hablemos de Sentimientos

OPINIÓN

·
La defensa heroica del Castillo de Chapultepec se ha puesto en duda y no se ha validado del todo; sin embargo, cada 13 de septiembre se hace una gran conmemoración a los Niños Héroes, en las escuelas seguimos memorizando sus nombres y que Juan Escutia se lanzó envuelto en la bandera. Motivar a un país entero es difícil, y se recurre a actos heroicos como este para enaltecer sentimientos y nacionalismo, inculcar valores, resaltar el valor de la patria, y que a todos nos toca defenderla, que un soldado en cada hijo le dio. Pero otro 13 de septiembre, de 1813, se vivió un acontecimiento sorprendente para la vida democrática de México, que hoy más que nunca cobra vigencia y valdría la pena ponderar y tener presente para fortalecer los valores hoy venidos a menos. Hace más de 200 años, José María Morelos y Pavón leyó “Los Sentimientos de la Nación en la Catedral de la Asunción de María de Chilpancingo, el texto más importante y representativo del alma política del país. Así se marca el inicio de una historia de libertad y patriotismo que da sentido de identidad a los mexicanos, que hoy seguimos gozando de la libertad que un día Morelos se imaginó y plasmó. Hoy hace falta revalorar el contenido de ese documento básico en la vida constitucional de México, y hacerlo el referente ante los retos democráticos que enfrentamos. Hoy que los intereses personales rebasan la vida interna de los partidos políticos, que se habla de la ciudadanía y de su poder, pero poco se les deja participar en la toma de decisiones. Hoy que no distinguen todavía que el pueblo es quien debe ejercer el poder, que se debe tener orden y verdad, principios básicos de la soberanía. Hoy es tiempo de hablar de “Los Sentimientos de la Nación”, faltando 291 días para la elección presidencial del 1° de julio de 2018, a 5 días de iniciado el proceso electoral formal, cuando los partidos políticos se preparan para la contienda que decidirá la conducción del país. La capacidad de acuerdo para la integración de un frente plural y democrático marca la pauta hasta ahora. La unión de partidos que no comparten del todo ideología de creación y fundamentos básicos, pero coinciden en que el bien mayor es la posibilidad de construir un gobierno de coalición. Este Frente tendrá su prueba de fuego al delimitar las reglas para elegir a su candidato o candidata a la Presidencia. Aún no hay acuerdo, pero debe implicar un ejercicio de transparencia e inclusión, dejando de lado los intereses personales, o corre el riesgo de quedar en la historia como un gran proyecto de lo que pudo haber sido, y no fue. Hagamos votos y pongamos énfasis en que se llame a los ciudadanos a ser parte, a participar en la toma de decisiones y se integren para legitimarlo. Diacrítico: Sea lo que planteó Morelos, incluir a todos en sus Sentimientos de la Nación, la base de la historia que estamos construyendo… por el bien mayor, el bien común, el bien de México. Columna anterior: No pido santos