Haz tu denuncia aquí

What's Up

OPINIÓN

·
Más México Por: Andrés Carreón López El varapalo ya está dado, el gobierno de Estados Unidos lanzó una nueva alerta para que sus ciudadanos sean extremadamente cuidadosos para viajar a ciertos lugares en México. ¿Qué sería del turismo en Acapulco, Guerrero; Cancún, Quintana Roo, y Los Cabos, Baja California sí los visitantes del vecino país del norte decidieran acatar la advertencia del Departamento de Estado?, ¿Cómo impactaría en el ingreso de más de 35 millones de extranjeros que se esperan en 2017?, ¿Cuántos empleos podrían perderse? La primera alerta que tiene lugar desde al ascenso al poder del presidente Donald Trump llama la atención “por la actividad de organizaciones criminales en Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Colima, Guerrero, Quintana Roo y Veracruz. Casi una cuarta parte de la geografía nacional bajo la lupa. Así las cosas, un foco amarillo se ha encendido en las oficinas de turismo de México y el responsable de la política pública de la llamada industria sin chimeneas, Enrique de la Madrid Cordero, salió al paso y advirtió que se deben “fortalecer más nuestras instituciones dedicadas a proveer la seguridad del país”. Se necesita más y mejorar seguridad si, pero también más información de la realidad, de cómo los fenómenos de violencia están localizados. En las ciudades de Nueva York o Los Ángeles ocurre un buen número de hechos de violencia y los turistas no dejan de ir. Es momento de ver no quién está peor, sino de lanzar en el exterior una poderosa campaña de información sobre la nación que somos hoy y es el Consejo de Promoción Turística de México el ente responsable de hacerlo. La dependencia que encabeza Héctor Flores Santana debería estar realizando reuniones puntuales con operadores y con agencias de viajes para dar información sobre cada destino. Es hora de que Flores Santana aplique la experiencia que tiene en el servicio público y los conocimientos que obtuvo en el Grupo Empresarial Estrategia, una “empresa de consultoría especializada en administración y gestión pública, evaluación de proyectos e inversiones, turismo y análisis económico”. Unos cuantos tuits desde la cuenta @VisitMex no convencerán ni al Departamento de Estado ni a los interesados en “viajar por México”. No bastan. CLASE PREMIER El Estado de México, encabezado por Eruviel Ávila, se vende como un “destino ideal para congresos, convenciones, ferias y exposiciones, así como para realizar diversas actividades alternativas como experiencias de aventura, descanso y relajación”. La promoción ha sido poco atractiva porque en el primer semestre del año tuvo 65 eventos de este tipo con una asistencia total de 65 mil personas, mil personas en promedio. A redoblar el esfuerzo.