Trump y sus problemas en Español

Las páginas de Internet del gobierno siguen sin incluir la lengua de Cervantes, aunque la administración Trump insiste en que “trabajan arduamente” en ello

OPINIÓN

·
Mientras la capital estadounidense parece distraída con polémicas como la creada por el video editado en que el presidente Donald Trump “atacó” y derribó a una persona que tenía como cabeza el logo de la cadena de noticias CNN, otras igualmente simbólicas cosas pasan desapercibidas. Por: Patricia Guadalupe* Esta semana es el debate dentro de la misma Casa Blanca sobre su sitio web. Cuando Trump entró a la Presidencia, sus asistentes hicieron desaparecer todo el contenido de las páginas web de la Casa Blanca y las agencias federales, incluso todas aquellas en español. Con la creciente población latina en el país, ya era costumbre que el gobierno federal tuviera información disponible en español, particularmente en las páginas en Internet que cada día se usan más como recurso de información. Pero hasta hoy, las páginas de Internet del gobierno federal siguen sin incluir la lengua de Cervantes, aunque la administración Trump insiste en que “trabajan arduamente” en el asunto y “pronto” lo tendrán, pero no ha dado una fecha, ni siquiera una aproximada. Se justifican, por ejemplo, con el recuerdo de que la oficina del presidente Barack Obama tardó nueve meses en presentar la página en español de la Casa Blanca, pero no mencionan que para ese momento ya estaban activas las del resto de su gobierno. El uso de páginas en español por el gobierno federal estadounidense comenzó con el presidente demócrata Bill Clinton (1992-2000) pero el uso fue mayor durante la Presidencia del republicano George W. Bush (2000-2008). Cuando entró Obama, obviamente cambió mucho del contenido para reflejar la política de la administración entrante, pero no buscaron comenzar de cero como parece intentar el presidente Trump. El actual mandatario es conocido por su amor a Twitter, el instrumento de las redes sociales conocido por los límites en la cantidad de caracteres. Por eso es que la Casa Blanca, ausente en otros ámbitos hispanoparlantes de la red, creó casi de inmediato una cuenta en español para “tuitear” las noticias y acontecimientos que salen de la Casa Blanca. Pero rápidamente se ha convertido en el hazmerreír entre hispanohablantes por disparates y errores gramáticos que merecerían un premio de la Real Academia. Ejemplos como “aumentaron los empleos”, “el cuidado de niños sea más rentable”, “reformas tributarias históricas que reducen la tasa de impuestos hacia empresas”, “el Occidente nunca será quebrado”, y cosas de ese estilo. Los intentos hacen recordar un legendario comunicado del también republicano Newt Gingrich, que en 1995 era "Speaker" o presidente de la Cámara de Representantes, pero al traducir literalmente para firmar un texto en español sobre el Cinco de Mayo, se autodefinió como "El Hablador de la Casa". La carcajada fue general y Gingrich jamás volvió a intentarlo. *Periodista Columna anterior: Migración y distracciones parlamentarias