Haz tu denuncia aquí

Minialcaldes

OPINIÓN

·
Jorge Zermeño, el histórico presidente de la Cámara de Diputados que puso la banda presidencial a Calderón y quien acaba de aplastar al PRI en Torreón, tomará protesta el 1 de enero, pero a los cuatro días debe renunciar al cargo junto con otros  presidentes municipales electos de Coahuila que aspiran a la reelección, ejercicio democrático que por primera vez se llevará a cabo después de 2018.   Coahuila vive una situación atípica. Las 38 minialcaldías, de un año, obedecen al desfase electoral en el estado. Es decir, con estos ajustes se sincroniza el calendario para que cuando haya sucesión en el gobierno estatal se realicen al mismo tiempo las municipales y no en otros periodos como ocurría, lo cual sangra las finanzas públicas. En esa dinámica electoral se encuentran buena parte del país.   Sin embargo, estos aspirantes a sostenerse en el cargo otro periodo deben separarse porque cuando asuman, el proceso federal rumbo al 2018 estará encarrerado desde septiembre anterior. Por eso, Zermeño y los que quieran reelegirse deben irse el 5 de enero para volverse a anotar en las listas para un nuevo periodo, ahora sí de tres años.   El caso de Coahuila abre el debate sobre la necesidad de que en el país los alcaldes o legisladores locales y federales no renuncien a sus cargos para hacer campaña. En países como Finlandia y Estados Unidos nadie se escandaliza porque sus funcionarios con aspiraciones de reelección se quedan en su puesto. Los costos de irse son más altos al truncarse los proyectos de gobierno. El aspirante a la reelección incluso es valorado por los votantes por su trabajo en funciones.   “No debería generarnos espanto si los funcionarios públicos vuelven a buscar el cargo en funciones. Lo que debe atenderse es que no se desvíen los recursos para esos fines. Ese es el punto”, dice vía telefónica Rubén Sifuentes, presidente de Movimiento Ciudadano en Coahuila, quien piensa como el panista Jorge Zermeño.   De hecho en este momento, en el Congreso local las fuerzas políticas están llegando a un acuerdo para que los alcaldes electos no se vayan el 5 de enero, sino al menos dos meses antes del proceso electoral. Hay avance en el dictamen para que la actual Legislatura apruebe la propuesta antes de que entren los nuevos diputados locales, en septiembre.   Coahuila además debe resolver el conflicto postelectoral. El panista Guillermo Anaya, impugnó el extraño triunfo de Miguel Riquelme, quien iba abajo en el PREP. Sin embargo, al computarse el 70 por ciento de las casillas éste extrañamente se paró y a la mañana siguiente la autoridad local declaró vencedor a Riquelme. Hoy jueves, los tribunales deberán resolver si aceptan las pruebas para seguir adelante con la impugnación.   ROUND DE SOMBRA: Al whatsApp llegó el mensaje de celebración de Ivonne Ortega por los diálogos de Enrique Ochoa con senadores del PRI. Hay que escuchar también, pide, a los priistas sin cargo.   Columna anterior: La hora de la verdad le llegó a Ochoa