Alejandra Barrales: El FAD es de todos

OPINIÓN

·
Nuestra convocatoria para ir en un Frente Amplio Democrático (FAD), para construir juntos el proyecto de país que queremos todas y todos los mexicanos, ha provocado un importante debate entre opinión pública, analistas, académicos, periodistas, “opinadores” y políticos. Esto no nos asusta ni alarma porque no hay nada más enriquecedor para la democracia de una nación que el diálogo y el intercambio de ideas, porque es en estas arenas en donde surgen grandes ideas, grandes proyectos y nuevos liderazgos. Hemos leído y escuchado todo tipo de manifestaciones sobre el FAD, como cuál consideran que es su propósito, hacia dónde debe dirigirse, sobre su viabilidad, entre muchas aristas que rayan en el absurdo “conspiracionismo”. Hay quienes de entrada lo han condenado al fracaso, por considerar que es imposible que exista voluntad de algún partido para generar una agenda común a favor de la gente. Señalan, entonces, que los partidos políticos carecen de humildad y generosidad para dejar de lado sus propios intereses. Han afirmado que el FAD carece de propósito legítimo, o mejor dicho que tiene un solo propósito: el electoral. Y por ello todas sus acciones están dirigidas a ganar la elección del 2018. A esto suman que el FAD es producto de la debilidad de los partidos políticos que lo proponemos y significa, de antemano, que estamos derrotados. Hay quienes han dicho que es sólo una “herramienta distractora del voto” contra un destinatario o partido, mientras otros nos han tachado de “rogones”.
Se ha dicho de todo, a favor y en contra, y de quienes lo propusimos. Esto no nos molesta, por el contrario, nos motiva porque por primera vez en muchos años en México estamos abriendo un serio debate sobre cuál es el país que queremos y cómo vamos a construir los cimientos del futuro. Por primera vez cuestionamos si sólo un partido y una persona pueden transformar a México. Aclaramos que el país no le pertenece a partidos y que todos debemos construir el programa y proyecto de nación que queremos. Han dicho que no tenemos un programa, cuando el FAD es una invitación amplia y abierta. Por qué quienes han señalado al FAD como una “ocurrencia” no han propuesto opciones para un combate eficaz de la pobreza, de la inseguridad, de la violencia, del narcotráfico y la corrupción. ¿Qué otras opciones han dado quienes cuestionan el FAD? Hemos dado la bienvenida a todos los cuestionamientos, y a todos y cada uno de ellos daremos respuesta juntos, los sectores del país y aquellos que ya no quieran ser sólo observadores, sino protagonistas del presente y del futuro. Tenemos la obligación de unir a la gente, de invitarla a confrontar a un sistema que no da resultados y de hacer algo juntos que verdaderamente le pueda servir a México. El Frente Amplio Democrático es esa oportunidad. No la desperdiciemos.
  *Presidenta nacional del PRD